Lino González Ávila, es una de las figuras de este deporte nacional, La Charrería

Luis Miguel Berumen Félix Nuevo cronista del municipio de Jerez.
agosto 20, 2021
Mi familia ha estado pasando por algunos momentos difíciles. Hemos perdido a nuestro tío Mario Gilberto Arguelles Arellano.
septiembre 2, 2021
Perteneciente a la dinastía González, que tiene apartado su lugar dentro de la historia de la charrería de Delicias y el estado de Chihuahua, Lino González Ávila, es una de las figuras de este deporte nacional, ganador estatal en Chihuahua por seis veces en los 80 como charro completo y en el 2008 campeón nacional en veteranos, es un fuerte candidato a ingresar al Salón de la Fama del Deporte deliciense.
González Ávila brilló con luz propia en los Congresos y Campeonatos Estatales Charros del Estado de Chihuahua, a pesar de haber nacido en Zacatecas, tierra de donde llegó su padre, Sebastián González Maldonado a Delicias, para ser uno de los pioneros de la charrería en la localidad.
Lino y su hermano Sebastián lograron pronto aprender las enseñanzas de su padre en este rudo ejercicio, considerado “deporte nacional”.
Casado, Lino González con Paty Aguirre, procrearon tres hijos: Sebastián, Daniela y Carla, pero algo irónico, fue a sus hijas a las que se les metió en la sangre la pasión por el deporte que ama su padre.
A ambas desde niñas les gustó, guiadas por Lino, montar y figuraron como escaramuzas, después como barrileras, participando ambas en diversas competencias con brillo propio y obteniendo campeonatos.
Lino emigró a Irapuato, Guanajuato, donde actualmente radica y siguió dedicándose a promover en aquellas tierras el deporte nacional.
Su hija Carla fue campeona nacional charra con la escaramuza de Querétaro y Daniela obtuvo su derecho a ir a Brasil, al mejor evento de rodeo de Latinoamérica.
Por todo lo que ha hecho en este deporte, Lino González Ávila tiene apartado ya su lugar en el nicho de los inmortales del deporte de Delicias.
Por Jesús Aguirre