Achimec, en Huejúcar, tiene un gran potencial turístico. Enrique Alfaro