LOS GUTURALES SONIDOS

“CUANDO DECIMOS ADIOS”
agosto 14, 2015
CONVOCA ICADEP DEL PRI A CURSAR DIPLOMADO EN GOBIERNO Y POLÍTICAS PÚBLICAS
agosto 14, 2015

Uno de los rasgos más distintivos del la especie humana es precisamente el maravilloso don otorgado a estas peculiares criaturas de poder articular sonidos que a lo largo de la existencia de la humanidad, se fueron perfeccionando para convertirse en palabras que tienen su significado con las que ha logrado establecer una perfecta comunicación, pero que además con el desarrollo de la técnica y la ciencia ha logrado enriquecer para que estos signos como ahora se le ha dado en llamarles, se conviertan en verdaderas herramientas que le faciliten la interacción con sus semejantes y con estas construcciones lingüísticas ha podido expresar no solamente las necesidades del diario vivir si no también expresar bellamente sus sentimientos y emociones; si embargo si nos adentramos un poco más en esta articulación de sonidos encontraremos que cada construcción articulada tiene sus propias características y pertenece a una familia o grupo determinado, esto sería de acuerdo a su conformación exterior, pero si profundizamos un poco sobre  su contenido y el peso específico al utilizarlas en el habla cotidiana, podemos darnos cuenta que cada expresión lleva en su interior una carga que nosotros le facilitamos de acuerdo al estado de ánimo en que nos encontramos o la influencia del medio en que nos esta rodeando, como lo dice este hermoso poema que estamos conociendo el cual nos describe que en muchas ocasiones las palabras semejan un antifaz de los sentimientos y de las emociones, debido a que no expresan plenamente lo que sentimos porque algunas veces son una infranqueable máscara para ocultar verdaderamente lo que sentimos o pensamos, aunque nuestros sentidos saben lo que realmente tenemos en nuestro interior puede ser que aquellos vocablos que salen de nuestra boca, estén influenciados por situaciones adversas que nos tuercen el verdadero camino de las intenciones; ya que en ese momento podemos estar comunicando rencores, odios o resabios que son producto de un momento de coraje o desaliento y por lo tanto no son las reales cosas que nuestro corazón está sintiendo porque en lugar de afectos, lanzamos querellas. Es un tema muy extenso que tiene para reflexionar mucho. Seguimos con el contenido del libro “Tierra Zacatecana” de la colección Escritores Jerezanos, espero les guste este singular poema, un poco rebuscado y con un buen mensaje. Éxito a maestros y estudiantes en el próximo ciclo escolar 2015- 2016. Para todas las familias descendientes de la cepa García Rosales, que disfruten el encuentro del día quince del presente mes. Felicidades.

LA   FUERZA   DE   LAS   PALABRAS

Carnavalesco antifaz
las palabras representan,
al dar apariencia asaz,
alma en falacia ornamentan,
truncando ansioso llamado
de triste ser obcecado.

Por enorme mascarada
el mundo es indiferente,
en sonrisa delineada
de hipocresía sí, patente
porque esconde malo o bueno,
además grandeza o cieno.

De las palabras la fuerza
deforma los pensamientos,
su intención hace que tuerza
los más nobles sentimientos
y, entre los vientos maraña…
se pierde la queja huraña.

Los guturales sonidos
embrión de duelo o ternura,
se expanden por los sentidos
y de células juntura,
fragméntase en sensaciones
para brotar emociones.

Llegando energía vital
hasta del cerebro esferas,
para en forma magistral
surjan odios o quimeras,
que marcarán el sendero
de bello o gris derrotero.

De las palabras la fuerza
determina voluntades,
será una actitud aviesa
de halagos y vanidades,
con hipócrita careta
porque la dicha se veta.

Y si milagro ocurriese
de promisorio futuro,
podría ser el camino ese
con certeza se lo auguro:
de plenitud en la vida
con victoria consabida.

Porque ese claro horizonte
en que las penas no aleven,
este cotidiano afronte
y bellos sueños se lleven,
despojando a nuestro ser
de sueños a propender.

De las palabras la fuerza
brotan misteriosos signos,
lo que se espera o la inversa
en muestra de elogio o indignos,
dejando tan hondas huellas
para afectos o querellas.

Jaime García García.