T E E Q U I V O C A S T E C O N M I G O

ALGO MÁS QUE PALABRAS 28/06/2015
julio 3, 2015
PASIÓN POR LA GUITARRA EN CONCIERTO DE MUSICA CLÁSICA MANUEL M. PONCE
julio 3, 2015

T E    E Q U I V O C A S T E    C O N M I G O

En los vericuetos del amor, podemos encontrar tantas historias en las cuales el corazón siempre se da sin reservas aunque la mente y la conciencia siempre lleven en el ambiente mundano una serie de artilugios para conseguir lo que se proponen, es que en las anchas sendas de la vana vida los humanos buscan ante todo la presea más alta que es la de conquistar al ser amado utilizando todos los medios posibles para lograrlo, pero como dice la gente en las lides del amor cuando se cometen tropelías tarde o temprano salen a flote los engaños y se dejan ver las verdaderas intenciones de quienes utilizan las zalamerías para lograr ganarse al ser amado, es entonces que se rompen los hilos benditos de la fusión amorosa y aunque la persona que cometió esa terrible equivocación quiera tratar de volver a reconstruir esa hermosa relación, ya no podrá porque han sido fracturadas las bases que sostenían ese bello romance y por más que se esfuerce en querer convencer a quien causó ese desasosiego, no lo conseguirá porque se ha roto el hermoso velo de la confianza por esas malas acciones cometidas; ya que el enamorado o enamorada no volverá jamás a creer en las palabras de quien trató de establecer los lazos amorosos con falsas promesas y que cuando son descubiertas, queda en el corazón una profunda llaga que impide que se vuelva a restituir la fe amorosa y la entrega de los sueños y quimeras a quien le ha fallado; además la fractura del alma es tan grande que por algún tiempo no hay en ese ser lastimado deseos de volver a entablar una nueva ilusión amorosa porque en ocasiones estas bajas acciones se llevan a cabo por una sed de venganza, nacida de la envidia o en las bajas pasiones, de tal suerte que quien se entregó sin reservas no tiene ni la menor idea de que todo ha sido planeado alevosamente solamente con la ruin idea de causar angustia y dolor en esa ingenua persona que sin imaginarse nada se entrega sin poner ninguna condición porque siempre se dice en las justas amorosas que hay que cuidarse de los arrepentidos porque en ellos anida el mal de patrañas y mentiras. Continuamos con el contenido de “Tierra Zacatecana” de la colección Escritores Jerezanos publicado en 1999. Que lo disfruten, Bendita agua que trae la vida y en ocasiones desgracias, precauciones al viajar.

A  R  R  E  P  E  N  T  I  D   A

Por uno de tus amigos
sé que te embarga honda pena,
desde que los dos perdimos,
no hay consuelo en tu alma buena.

Porque el incesante llanto
nubla esas claras pupilas,
tu corazón llama en vano
es que él, no sabe de intrigas.

El amor que un día gozamos
fue algo grande en nuestras vidas,
sólo que de amor cansados,
cual cristal quedó en astillas.

Pero siempre el padre tiempo
nos da las sabias razones,
aunque haya borrado el viento,
el cariño y nuestros nombres.

Arrepentida te encuentras,
pero demasiado tarde,
será verdad lo que sientas
o en la venganza esto raye.

No sabría como tomarlo,
porque cuando te marchaste
dijiste: por mí olvidado,
nada te dolió al dejarme.

Ahora que ya has valorado
lo inmenso de mi cariño,
sabes lo cruel del engaño,
te equivocaste conmigo.

Quieres otra vez volver
jurando todo es sincero,
pero no se va a poder,
contigo sería un infierno.
Si bien lo dice el refrán:
cuídate de arrepentidas,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           ,
porque en su alma anida el mal
de traiciones y mentiras.

Jaime García García.