EL GRITO DE LA SANGRE

TALLER DE CAPACITACIÓN A PROMOTORES DE ATENCIÓN PRIMARIA EN ADICCIONES
junio 3, 2015
El Bar de las Almas Rotas 31/05/2015
junio 3, 2015

Este hermoso continente fue una tierra que auspició el desarrollo de grandes culturas antes de la llegada de los europeos porque contenía riquezas tan asombrosas, que esos pueblos autóctonos tuvieron la grandiosa oportunidad de avanzar en muchas ramas del conocimiento humano, inclusive sus adelantos pudieron compararse con el gran florecimiento de otros pueblos de la tierra que se consideraron los más adelantados en descubrimientos y avances en técnicas rudimentarias. Aquí en este territorio, hubo asentamientos poblacionales que podríamos compararlos con los babilonios, egipcios o caldeos por el florecimiento que alcanzaron, pueblos que cuando llegaron los españoles se sorprendieron de su perfecta organización política y social, lugares tan bien planeados que asombraron sus trazos y que además la organización de castas, no permitía que hubiera gente viciosa o sin oficio; sin embargo con la llegada de los conquistadores todo cambió drásticamente porque llegaron las enfermedades, los abusos y el maltrato para los naturales y de la mezcla de esas dos estirpes, surge la raza mestiza que tuvo que luchar contra viento y marea para que se le reconocieran sus derechos, sabemos del viacrucis que tuvieron que vivir las naciones americanas para lograr la emancipación, desde la avaricia de los encomenderos hasta el abuso vil de los capataces en las haciendas, creando en la mente de la población criolla un odio exacerbado contra las iniquidades de los amos, patrones o gachupines como se les fue llamando a lo largo del sufrido paso de los siglos: pero esto se dio en todos los rincones del continente americano,  creando un celo enfermizo en todos los oriundos de este territorio, pero si los ideales eran los mismos por qué se alimentó ese terrible odio entre hermanos que nos  ha llevado solamente a romper los lazos de hermandad y fraternidad  y elevar las barreras para lograr una América unida,  bajo los mismos proyectos de avance que permitan con la unión  mejores niveles de vida para todos que al fin y al cabo las fronteras, las banderas y estandartes fueron creados para exacerbar los sentimientos de nacionalidad regionales y que solamente han ocasionado el odio entre los mismos hermanos latinos. Seguimos mostrando el contenido del libro “Tierra Zacatecana”, publicado en 1999 dentro de la colección Escritores Jerezanos. Disfruten y compartan este bello poema que nos habla sobre la soñada unificación de los pueblos latinos de este continente. Felicidades a todos los estudiantes. 

AMÉRICA,  YA  BASTA

Por qué el odio entre latinos
si nos unen tantas cosas:
claridad de pensamiento
de esas razas orgullosas,
que por designios divinos
estas tierras fue su asiento,
de abundancia generosas,
donde vírgenes caminos
horadaron nuevo viento
y escribir gestas gloriosas,
al fundirse nueva casta,
no hecha de la misma pasta.

No entiendo tantas barreras
prohibiéndonos  la hermandad,
agrandando las distancias
entre nuestra hispanidad,
si son iguales quimeras
alimentando esas ansias
con tan grande voluntad,
por sus figuras señeras,
al darnos claras constancias
de su excelsa probidad,
que para todo se basta,
no hecha de la misma pasta.

Ambición desenfrenada
de las llamadas potencias,
que a los débiles destruyen,
enajenando conciencias,
porque su fuerza es fincada
en democracia que arguyen
con oprobiosas licencias,
para quien no está vedada
Patria, y su imperio construyen
sobre claras prepotencias,
mueres en diaria subasta
por gente de mala pasta.

Seres de este continente…
tiempo es de hacer una enmienda,
buscad en vuestras entrañas
la luz que el saber encienda
y que cual bronco torrente,
broten sus quejas hurañas
que libran sorda contienda
dentro del alma silente,
cubierta por las cizañas
que sembró voraz prebenda…
este suelo se desbasta
por gente de mala pasta.

El gran hacedor del mundo,
te llamará a rendir cuentas
de tu proceder injusto
en esas horas violentas…
y tu espíritu errabundo
mostrando ese gesto adusto,
aunque tú no lo consientas
con un grito furibundo
te dirá: ¿Quieres lo justo?
si odio sembraste, no mientas…
que bueno y malo contrasta
por ser de tan débil pasta.

Tantos siglos transcurridos,
qué hemos hecho de esta tierra,
un páramo legaremos,
donde grandeza se entierra
de unos seres aguerridos,
sólo el recuerdo tendremos
y cual rescoldo se aferra
a quedar en los olvidos,
propia fosa cavaremos
la que tonto genio encierra,
quien la mente se desgasta
por ser de tan débil pasta.

Jaime García García.