El Bar de las Almas Rotas 30/11/2014

RUMORES 30/11/2014
diciembre 5, 2014
Alazanes, bayos y tordillos 30/11/2014
diciembre 5, 2014

El Maravilloso Mago de OZ.
Bienvenidos a mi taberna lugar de borrachos, perdidos y atormentados. En esta humilde posada encontraran la razón que tras tanto durar perdida, ha decidido venir a embriagarse. Bienvenidos una y mil veces a este rincón donde los corazones partidos curan sus penas y maldicen a sus amantes. Bienvenidos a mi Bar…
Alegres parroquianos hace algunos años tuve la gracia de leer el simbólico cuento del Maravilloso Mago de Oz y sobre sus enseñanzas
Hace algunos años le preguntaron a Txus di Fellatio la razón del nombre de la banda “Mago de Oz” el respondió que la razón se basaba en la enseñanza que nos dejaba ese libro, en que la vida era un camino amarillo que se debía seguir.
Esta columna quiere hacer una remembranza de las hermosas metáforas y los bellos pasajes del afamado cuento de W. W. Denslow. “El Maravilloso Mago de Oz”. La historia comienza con la protagonista Dorothy y su perro Totó que son arrancados por un torbellino de su natal Arkansas hasta la mágica tierra de Oz, al caer aplasta a una bruja y toma sus zapatillas de rubís, comenzando así su viaje por el camino amarillo. Tras muchas aventuras y muchas nuevas amistades en búsqueda de la manera de regresar a su hogar descubre que lo único que necesitaba eran las ya mencionadas zapatillas de rubí.
Esta rara “coincidencia” nos enseña que en los difíciles caminos de la vida la única cosa que necesitamos para derribar obstáculos  es a nosotros, nuestra razón y sentimientos. Una vez que comenzamos este recorrido que llamamos vida nos hacemos de muchos amigos y muchas aventuras. Desde enfrentar brujas hasta pedir los deseos ante el famoso mago y un millar mas de dichas y penas hasta que por fin llegamos a nuestro destino, regresamos a nuestro hogar.
Pero tener las zapatillas no quiere decir que sepamos usarlas, necesitamos todo ese viaje, recorrer todo el camino para aprender cómo usarlas, para entender lo complejo y difícil que es dar esos tres golpes con los talones y regresar a Arkansas.
Y es así mi amado cliente que esta columna llega a su fin con la moraleja más bella, siempre que te enfrentes a los duros muros de vivir recuerda que siempre te tendrás a ti y eso es todo lo que necesitaras, solo debes aprender la manera correcta de zapatear…salud.