E S U N I N C U R A B L E M A L

TU ECONOMIA, CONDICIONA TU FELICIDAD
diciembre 5, 2014
LA CAPACITACIÓN POLÍTICA CLAVE PARA EL TRIUNFO ELECTORAL: JOSÉ OLVERA
diciembre 5, 2014

E S    U N    I N C U R A B L E    M A L

Los seres humanos somos en verdad una asombrosa creación porque guardamos en nuestras entrañas, cosas que en ocasiones pueden llegar a ser algo tan grandioso para compartir con nuestros congéneres o quizá también sentimientos tan nocivos que pueden lograr destruirnos, es que nos aferramos tanto a una idea que en ocasiones puede alcanzar niveles de obsesión; ya que nos va contaminando la mente y el corazón que nos lleva a enajenarnos de tal manera que ya no aceptamos ningún razonamiento, que nos ayude a liberarnos de ese mal enfermizo porque tenemos ese virus metido hasta la médula de los huesos y por más que nuestros amigos y familiares nos expongan objetivamente el peligroso camino que hemos tomado, no nos importa que hasta nuestra salud se vea afectada por esta situación, es que ni comer ni dormir nos preocupa porque nuestro objetivo primordial es lograr ese capricho que carcome lentamente nuestro cuerpo y mente; ya que hemos traspasado los límites del amor sano y una relación equilibrada. Que bello es cuando el corazón y los sentimientos hacen florecer una relación que esta basada en la balanza de las emociones porque las cosas se van dando en la pareja con toda naturalidad; pero por el contrario cuando esa atracción brinca las barreras de lo natural y se involucra la persona con cosas que en vez de ayudar a la fusión de los anhelos y las quimeras, se emplaza a las ideas a lograr aquella necedad y que no va poder resultar nada propositivo para las personas debido a que por todos los medios se quiere lograr la voluntad de otra persona, entonces se puede caer en aberraciones que por consecuencia van a traer actitudes dañinas para los dos enamorados; sin embargo como en esta poesía se hace una loa a cada una de las parte del cuerpo de la mujer a quien se pretende conquistar, entonces si puede  resultar que con esa admiración de los atributos de la persona amada podrá resultar que con este elogio maravilloso, ese ser alcance la admiración de quien canta su amor para lograr convencerla y que se desarrolle la empatía entre ellos para luego seguir la maduración hacia una plena relación amorosa, donde se unan todas sus inquietudes y se logre la fusión de los seres para alcanzar la plena realización de sus sueños amorosos. Este hermoso poema que canta a la maravillosa perfección de la mujer lo encontramos en el compendio poético titulado “Tierra Zacatecana” que es parte de la colección Escritores Jerezanos. Ojalá que les dé un rato de solaz esparcimiento. Les pido lo compartan para que otras personas también tengan la posibilidad de gozarlo.  

C  A  P  R  I  C  H  O

Capricho de yo poseerte
me carcome las entrañas,
sólo para mí tenerte,
sería la muerte perderte
aunque pienses… son patrañas.

Capricho de tu fragancia
al enervar mis sentidos,
me hace perder la prestancia,
mi loca perseverancia
no consentirá descuidos.

Capricho en tu ser sensual,
me turba las emociones,
el desenfreno carnal
trócose incurable mal,
matando mis ilusiones.

Capricho en sedoso pelo
que cubre tu nívea piel,
semejando el albo velo,
ansia de lejano anhelo,
es sabor de amarga hiel.

Capricho en mirar ardiente
que orada cual veloz saeta,
y al tocar mi alma ferviente,
da a la existencia aliciente
mitigando el alma inquieta.

Capricho en labio fogoso
incitando a las pasiones,
por un sendero tortuoso
con precio tan oneroso,
que deja eternas lesiones

Capricho por tu sonrisa
en prometedor desdén,
con su cantarina risa,
fluye mi sangre de prisa,
encendiéndome la sien.

Capricho por voz canora
ese elíxir que me embriaga,
y mis entrañas devora,
el veneno que atesora,
es como punzante daga.

Capricho de ser tu dueño,
del corazón es querella,
es tan obsesivo sueño,
ya desvarío en mi empeño
por tan dolorosa mella.

Capricho, necio capricho
de que tú seas sólo mía,
con amor labré tu nicho,
porque como dice el dicho:
realidad mata fantasía.

Jaime García García.