UN EDÉN ERA NUESTRO QUERIDO PAÍS

“TU Y YO”
agosto 27, 2014
Nuestras Familias Hoy
agosto 27, 2014

Cuando este territorio fue poblado por los primeros grupos humanos, en realidad tenía las condiciones óptimas para ser considerado como un segundo paraíso porque contaba con infinidad de especies de árboles y de animales que estaban al alcance de los humanos, multitud de clases de frutos que solamente con estirar la mano podía deleitarlos sin que nadie le impidiera hacerlo; ya que los integrantes de esas congregaciones se dedicaban a la caza y recolección de frutos silvestres, es que no eran propiedad de nadie ni menos que alguien pudiera considerarse dueño de esas grandes extensiones de bosques porque no se descubría la importancia de la propiedad privada, a medida que los grupos se hicieron sedentarios empezaron a fraccionar las tierras y a poner vallas a lo que consideraban como de su propiedad, desde luego en lo que hoy es México hubo infinidad de tribus que se desarrollaron en estos contornos porque les gustó la abundancia de riqueza con que contaba este bendito suelo, por eso se le conoció como el cuerno de la abundancia por tantos dones que le fueron otorgados por los dioses, podemos decir que era un verdadero vergel en donde nuestros ancestros descendientes de gran estirpe que además con gran prosapia de guerreros, los que auguraban gloria en tiempos venideros. Los pueblos autóctonos eran indomables, callados en el sufrimiento, aguerridos en el combate, de rápido entendimiento y que jamás lo adverso lo abate, su nacimiento leyenda, con gente de gran realeza, pródigos en ofrendas a sus dioses para lograr la grandeza; pero termina su dominio con la llegada del blanco por lo que triunfa la pólvora sobre el arco;  después de trescientos años de saqueo surge una nueva nación que se convierte en el México independiente, surgen nuevas leyes que marcarán el derrotero hacia otros horizontes, nuevamente es ensangrentada esta tierra con la pugna entre hermanos por la triste vida en las haciendas, pero se logran los ideales al conseguir recuperar las parcelas, luego vienen muchos caudillos con sus lemas por su Patria, terminan luchas fratricidas y se busca la reconstrucción, se entablan relaciones con muchos pueblos de la tierra y del México de antaño ya no se recuerda mucho, esperamos que no resulte un engañoso espejismo porque ya se han vistos tantas cosas que la verdad han vapuleado los sueños y la esperanza de los pobres mexicanos. Continuamos con el contenido de “Tierra Zacatecana” libro publicado en 1999 bajo los auspicios de la Colección  “Escritores Jerezanos”. Espero que disfruten este hermoso poema que nos alude a la conformación de nuestra querida nación.

MÉXICO,   PATRIA   GRANDIOSA

En vasto vocabulario
que es la lengua castellana,
de Cervantes el breviario,
resultó inútil vana.

La búsqueda de expresiones
acordes a la grandeza;
que siento en mis emociones
para mostrar la belleza.

De toda mi Patria entera,
bendito lugar que dioses,
colmaron en torrentera
y quiero gritar a voces.

Decir a los cuatro vientos
del infinito universo,
le dieron dones por cientos,
no descritos en un verso.

El cuerno de la abundancia
por sus riquezas terrestres,
costas de tanta distancia,
gran flora y fauna silvestres.

México, Patria grandiosa
de primigenios enigmas,
jamás serás onerosa
con todos tus paradigmas.

Suelo en que toda simiente
germina con prontitud;
porque en sus entrañas siente
la fuerza de la virtud.

Es pródiga en muchos frutos
esta tierra mexicana,
son tantos sus atributos,
promisoria en el mañana.

Como  soñado vergel
donde tanto es prodigar;
todo se da aquí a granel
para hambre y sed mitigar.

México, jirón preciado,
tu nombre encierra la gloria
que con sangre así ha forjado…
raza de fúlgida historia.

De estirpe nuestros ancestros,
gran prosapia de guerreros,
esos orígenes nuestros:
gloria en tiempos venideros.

Fundido en el mestizaje
el indígena indomable,
gallardía, también linaje,
estoicismo siempre loable.

Callado en el sufrimiento,
aguerrido en el combate,
de rápido entendimiento,
nunca lo adverso lo abate.

De dos razas el crisol,
amalgama en la cultura,
valor del hijo del sol
y del blanco tesitura.

Su nacimiento leyenda
con gente de gran realeza,
a sus dioses toda ofrenda
para lograr la grandeza.

Teniendo gran señorío
en este valle de Anáhuac,
logrando su poderío…
antecesores de Cuitláhuac.

Acaba su hegemonía
con la llegada del blanco,
imponiendo su hidalguía,
la pólvora sobre el arco.

Tres siglos de esclavitud,
de yugo en el coloniaje,
hasta que sabia virtud
nos libró de ese pillaje.

Surge una nueva nación,
el México independiente,
se enardece la pasión,
nace la ley que es vigente.

Grandes leyes de reforma
del indio de Guelatao,
donde se dicta la norma
entre la iglesia y el estado.

De este siglo los albores
otra vez guerra civil;
del combate los fragores
contra el hacendado vil.

El `pobre con su ilusión
de ser dueño de la tierra,
se fue a la revolución,
a luchar por valle y sierra.

Mucha sangre derramada
en aras de los ideales,
ofrenda a la Patria amada
para alguien… quizá banales.

Tiempo de muchos caudillos,
grandes lemas su objetivo,
hombres rudos y sencillos:
otro México incentivo.

Terminan enfrentamientos,
viene la reconstrucción,
de otra etapa los cimientos
para pujante nación.

De crecimiento los diarios
en primeras planas hablan,
jefes revolucionarios,
más relaciones entablan.

Del México aquel de antaño
nos separa un gran abismo,
esperamos no sea engaño…
resultando un espejismo.

Porque ya se ha comprobado
de naciones dizque fuertes,
su poder se ha derrumbado,
terminando en tristes suertes.

Jaime García García.