Le toco atacar la bufa a Villa, Urbina y Natera.

RUMORES 01/06/2014
junio 5, 2014
EXPONEN ALUMNOS TRABAJOS REALIZADOS EN CASA DEL JUBILADO DEL ISSSTEZAC
junio 5, 2014

Le toco atacar la bufa a Villa, Urbina  y Natera.
Por: Luz Ramón Bañuelos Zuñiga

Era el veintitrés de junio,
Hablo con los más presentes,
Fue tomado Zacatecas
Por las tropas de insurgentes.

Dentro de tan solo 23 días conmemoraremos un día clave en la historia del México moderno, una de las batallas más importantes la DIVISION DEL NORTE al mando del Gral. Villa. Si, la TOMA DE ZACATECAS.

¿Por qué es tan importante?, durante la segunda etapa de la revolución mexicana, la etapa constitucionalista, el dictador Victoriano Huerta ha visto mermadas sus tropas y ve que pierde batalla tras batalla, ante el incontenible avance de los generales rebeldes VILLA, ZAPATA, CARRANZA Y OBREGON. Para mediados de 1914 el último reducto importante, y llave de la capital, es NUESTRA MUY NOBLE Y LEAL CIUDAD DE ZACATECAS.

Zacatecas era una de las plazas más importantes del país durante el siglo XIX, debido a sus yacimientos de plata, además de que aquí es uno de los principales cruces ferrocarrilero. Incluso gran parte de la vida social se desarrollaba aquí antes que en la capital, y si militarmente tomaban la ciudad, nada detendría el avance de los revolucionarios sobre la capital del país.

Debo retomar una mención que Taibo realiza sobre la toma, es que la geografía zacatecana es excelente para defender a la ciudad, puesto que esta rodeada de cerros y para poder acceder a ella, primero debes de vencer esa muralla natural.

El Gral. Pánfilo Natera junto al Gral. Arrieta, ya habían intentado tomar la capital en una ocasión, por lo que Carranza le ordena a Villa mandar un apoyo de 5000 hombres, y a pesar del ofrecimiento de enviar a la división entera no se le permite asistir (motivos políticos, Carranza le tenia miedo al poder que Villa había estado adquiriendo), tras una ruptura entre ellos dos, y a pesar de las trabas que Carranza pone, la División avanza hacia la ciudad.

La división se formaba por 25,000 hombres con trenes-hospital y trenes de apoyo logístico, artillería, y demás pertrechos. Los federales atrincherados eran 12,500 hombres, con once piezas de artillería pesada y noventa ametralladoras; aguardaban un refuerzo de tres mil efectivos que nunca llegó y un gran faro traído desde Veracruz, que fue colocado sobre el cerro de la Bufa.

La división al mando de Felipe Ángeles llegan el 19 de junio a 25 km de la ciudad y al día siguiente los cuerpos de infantería y caballería toman posiciones al sur y suroeste de la ciudad, en Vetagrande se coloca el grueso de la artillería, lo que les permite atacar los cerros de la Bufa y el Grillo, y otra batería secundaría al sur del estado. VILLA LLEGA EL 22 para dirigir las operaciones.

A las 10 am, un disparo de un cañón, con su letal y funesto rugido anuncia el comienzo de la batalla, casi simultáneamente las tropas de a caballo e infantería avanzan tratando de tomar las posiciones federales, apoyados por 40 cañones (28 al norte y 12 al sur) que cubren su avance.

Las pérdidas son cuantiosas, pero la artillería (al mando de ángeles) atrae deliberadamente el fuego sobre si misma, con el fin de proteger a las tropas que, imparables, avanzan sobre las posiciones federales sin detenerse.

Para las 2 y media ya se habían capturado la cima de varios de los cerros que protegían a la ciudad, y tras un feroz y encarnizado combate a las 4 de la tarde caen las posiciones del cerro del grillo. Para las 5:40 de la tarde tras miles y miles de muertos y mutilados, el triunfo de la división se encontraba cerca, unos minutos después la plaza de la Bufa caía en manos villistas, poniendo el ultimo clavo en el ataúd del ejercito federal y del gobierno de Huerta.

Las tropas rebeldes avanzan sobre la ciudad haciendo una de las más grandes masacres de la revolución. En 7 km que dividían la ciudad de Guadalupe los cadáveres tapizaron la vía a tal grado que no se podía avanzar en carruaje.

Siempre se  ha manejado la versión de que Ángeles voló el polvorín que los federales habían colocado en la casa de la moneda, sin embargo parece ser que un oficial huertista al ver perdida la ciudad se atrinchero en el y cuando los dorados llegaron al edificio lo dinamitó, causando bajas a sus hombres, a los dorados y mas de 300 civiles muertos.

Las bajas de la batalla fuero de casi seis mil muertos y trescientos heridos de los federales; mil muertos y doscientos heridos de los revolucionarios. Más de tres mil federales prisioneros, de los cuales. Cientos de civiles muertos y heridos. La ciudad seriamente dañada. Equipo capturado de doce mil rifles, doce cañones, varias ametralladoras, nueve trenes y doce cañones montados en carros plataforma de ferrocarril.

Sobre la toma podemos ver referencias a ella en distintos puntos de la cultura popular mexicana, desde el corrido de la toma a su mención en el libro los de abajo del escritor Mariano Azuela, etc.

Ya con ésta ahí me despido,
con la flor de una violeta,
por la División del Norte
fue tomado Zacatecas.