LA PÉRDIDA DEL SEGUNDO EDÉN

Atrévete
junio 5, 2014
PRI, PARTIDO QUE SE PREOCUPA POR LA PROMOCIÓN DEL DEPORTE
junio 5, 2014

LA   PÉRDIDA   DEL   SEGUNDO   EDÉN

Ningún ser vivo puede compararse con el maligno ser humano que ha demostrado en muy pocas centurias su insaciable sed de riqueza y poder, es que cuando el Creador le entrega esta hermosa casa llamada planeta tierra para que disfrutara de su belleza y sus dones, jamás pensó que con saña irrefrenable, dejaría este bendito suelo como un triste páramo por dar rienda suelta a su enorme codicia y ambición;
todo ello justificado con el innoble engaño de buscar el desarrollo, así como obtener una cómoda vida para él y todas las futuras generaciones, pero eso no le exime de la responsabilidad de cuidar su hogar y mantener el equilibrio entre los ecosistemas; sin embargo su pobre capacidad, jamás le dio para pensar que todo ello se le iba a revertir en amargas experiencias que tendría que sufrir porque un abuso de tal magnitud, solamente merece un ejemplar castigo que le haga pagar su craso error porque si presume de sus diferencias con las otras especies de animales, nunca se notó que su gran capacidad y raciocinio para cuidar su entorno; porque ya lo estamos viendo es una verdadera ignominia lo que el hombre ha hecho en este hermoso planeta azul, a tal grado que todo lo que ha hecho negativamente se volverá en su contra a tal grado que está cavando su propia destrucción y terminar con esta maravillosa creación; ya lo está percibiendo los climas trastocados, los sismos, ciclones, huracanes y toda clase de desastres naturales, así como el peligroso deshielo de los polos que amenazan al mundo con tanta catástrofe. Precisamente de eso es de lo que habla este maravilloso poema, del humano y sus abusos hechos para su propio mal y de su maldita inconsciencia que lo ha llevado a terminar con este hermoso edén que Dios le entregó para que fuera feliz y se desarrollara armónicamente en relación sana con la madre naturaleza, pero desgraciadamente en su enferma mente solamente ha existido la ambición y la avaricia porque los animales matan por hambre, por el contrario la humanidad lo hace por placer y vanagloria por ello ha terminado con su propia casa y lo que es peor poniendo en peligro la permanencia de la especie. Espero que disfruten, comenten y compartan este bello poema que forma parte del contenido del libro “Tierra Zacatecana” publicado en 1999 dentro de la colección  Escritores Jerezanos en la Administración Municipal 1998-2001. Que les lleve a la reflexión este trabajo literario.

MADRE   NATURALEZA

Edén que fuiste en la tierra,
cúmulo de gran belleza,
en valle colina y sierra
guardaste esa gran riqueza.

Gran regalo de los dioses,
arquetipo de la gloria,
para deleitar los goces
del humano con su historia.

La madre naturaleza
ahora ilusión perdida;
en que célula traviesa
hizo posible la vida.

Un secreto milenario
que no ha sido descubierto,
desde un mar,  hasta un acuario:
un milagro es este acierto.

Plantas de flores fragantes,
diminutos animales,
gigantescos elefantes,
tesoro de minerales.

Aromas que en su fragancia
perfumaban el ambiente;
no importando la distancia
para brotar la simiente.

Por eso los seres vivos
aunque,  hoy mucho te asombre,
no sabían de ser cautivos
porque no nacía el hombre.

Al ser creado el ser humano
y en la tierra aparecer;
no pensó que por su mano
todo eso se iba a perder.

Con el poder de su ingenio,
de pretexto un buen vivir,
creyéndose ya gran genio,
jamás pensó en su existir.

Gran creador del universo
cuya bella obra forjaste
ni la exquisitez del verso,
ha podido a ti igualarte.

Cual madre llena de dones
que ofrece abrigo y sustento,
deleite de muchos sones,
que rasgan el firmamento.

Alimento en abundancia,
paz en la tierra y hasta el cielo,
todo era en la gran distancia:
felicidad y consuelo.

Montes,  valles y desiertos,
planicies,  llanos, mesetas,
formando todo un concierto
de aroma con voz en saetas.

Antigua madre natura,
cual pura y noble vestal,
hermosa de vestidura
fraguada en tierra y metal.

¡Oh! Madre naturaleza
como caja de pandora;
con estirpe de realeza
porque de todo atesora.

Jaime García García.