MIS PROBLEMAS SON GRANDES PERO YO SOY MÁS GRANDE QUE ELLOS

LA RIQUEZA ESTÁ EN TU GENTE
abril 9, 2014
PRI INVITA AL PANEL “REFLEXIONES SOBRE LA TOMA DE ZACATECAS”
abril 9, 2014

En el trascurrir de nuestras vidas cuantas veces al día nos sentimos infortunados, enojados o sencillamente no estamos conformes con el estilo de vida que estamos llevando o los acontecimientos que suceden a nuestro alrededor, reflexiona un poco en esta situación, te darás cuenta que pasas muchísimo tiempo pensando en este tipo de circunstancias, perdimos tiempo valioso, y sin darnos cuenta comenzamos a caer en un tipo de depresión o baja autoestima.
“Cuando hacemos lo mejor que podemos, nunca sabemos qué milagro se produce en nuestra vida o en la vida de otros”. Hellen Keller; que te parece esta cita, si sabes un poco de Hellen Keller podrás darte cuenta de la profundidad de esta cita, léela nuevamente y busca dentro de ti la inspiración necesaria para hacer frente a las actividades de tu vida diaria.
Pero si con esa frase no te es suficiente, te comparto las siguientes 10 estrategias concretas para incrementar tu autoestima en el día a día, extraídas de la Coach Personal y Formadora Isabel Sales y me parece oportuno hacértelas llegar en esta colaboración, aquí las tienes:

1) Haz un inventario de tus cualidades personales. Destaca en ellas, tus dones especiales, aquello para lo que estás especialmente dotado. Y no vale decir “no estoy dotado para nada”, porque todos tenemos dones especiales en alguna área de nuestra vida, por ejemplo, haces unas tortillas de patata supremas, el motor del coche no tiene secretos para ti, sacas notas excelentes en lo que estudias, eres capaz de tocar de oído un instrumento, haces reír fácilmente a los niños, diriges de manera muy provechosa las reuniones de trabajo, etc. Busca y rebusca, y si aun así te cuesta reconocer cuáles son esos dones, pregunta a tus seres queridos y amigos de confianza: “¿Qué crees que hago especialmente bien?”
2) Arréglate, vístete bien, no importa la ocasión; siempre es agradable verse bien, simplemente como dice el anuncio “porque tú lo vales”. Eso no significa que vayas a todas horas con corbata o taconazos, puedes vestir bien también con chandal (ejem, aunque sea un poco más difícil ;-)) Puede ser ropa sencilla, pero que te haga sentir bien. Es decir, que no te pongas cualquier cosa, simplemente porque te digas, “total no me va a ver nadie”, pues, te ves tú y eso cuenta mucho.
3) Lee libros de desarrollo personal y profesional. Elige bien, porque la literatura de autoayuda está de moda y hay mucha paja. Lee también biografías de personas que han conseguido alcanzar alguno de los objetivos que tú deseas.
4) Asiste a cursos prácticos que te enseñen técnicas y estrategias concretas. A mí no me gustan mucho las llamadas “conferencias motivacionales”, en las que todo el mundo se entusiasma con el ponente, y cuya energía dura menos que un helado al sol en un día de verano 😉 Pienso que la verdadera motivación no puede venir de fuera, es algo nuestro, interno, y que depende sobre todo de la calidad y la fuerza de nuestras metas y tiene que ir unida siempre a la acción. Hablaremos de la motivación en un próximo artículo.
5) Emprende algo, inicie un proyecto. No tiene por qué ser un gran proyecto. Puede ser aprender algo, como yo con mis clases de baile 😉 O incluso ayudar en tu comunidad, poniendo en práctica esos dones que veíamos en el punto 1.
6) Reúnete con personas entusiastas. En el mundo latino no existe la cultura de pertenecer a un “club” como en el mundo anglosajón. Por ello lo mejor es que tú mismo te crees un grupo (o dos o tres) de personas con las que reunirte que compartan contigo algo positivo por lo que crecer, aprender y avanzar. Yo, por ejemplo, me reúno periódicamente con un grupo de mujeres empresarias a las que llamo “mujeres extraordinarias”, con otro grupo cuya afinidad es que nos dedicamos al mundo del coaching y la formación, con mi grupo de baile, con mi grupo de inversión en bolsa: “las águilas”, entre otros. El motivo de los encuentros pueden ser diversos: compartir aprendizajes, aprender alguna técnica concreta, salir a divertirnos, ir de cena, reírnos y ponernos al día de nuestras vidas, etc. Desde luego lo que evito sobremanera es reunirme con el típico grupo de personas que se dedican a quejarse y a lamentarse de sus vidas y de las circunstancias, pero sin hacer nada por cambiarlas.
7) Escribe una lista de tus victorias y éxitos pasados y léelas con frecuencia. ¡Esta actividad es genial! Si la realizas una vez al año, te darás cuenta de cuántas cosas has enfrentado con éxito y has hecho bien, de cuántos sueños has logrado realizar. Y me refiero a grandes pero también a esos pequeños logros del día a día. Cuando conseguimos algo bueno nos acostumbramos demasiado pronto a ello y ya no le damos el valor que tenía antes de lograrlo, aunque hayamos luchado mucho, nos hayamos esforzado y sacrificado al extremo. Es algo así como lo que decía Groucho Marx: “¡Nunca pertenecería a un club que me admitiese como socio!”
He de reconocer que esa frasecita me ha costado muchos años de entender, pero refleja muy bien cómo me siento cuando me acostumbro a mis éxitos y pierdo la perspectiva sobre ellos. La tengo siempre en mente para no olvidarme 😉
8) Aprende del fracaso.  Aquí vas a hacer otra lista como la anterior pero con tus decepciones y fracasos. Una vez al año haz balance de esos pequeños o grandes fracasos, para enfocarte especialmente en lo que has aprendido de ellos. Ojo, que no es para revolcarte en el fango y decirte a ti mismo: “ves, como tengo razón y fracaso en todo”. ¡En absoluto! Es para analizar por qué ha sucedido y qué lecciones has sacado de ello.  ¡Ah! ¡Muy importante! Antes de comenzar con tu lista de decepciones tienes que haber hecho la de los éxitos, es indispensable.
9) Habla en público, comparte experiencias. No es necesario que organices una gran conferencia, puede ser simplemente ante un grupo de amigos, de vecinos, o incluso en la escuela en la clase de tu hijo/a.
10) Haz algo por alguien. Es la mejor receta para darte cuente de lo que vales. Cuando ves el agradecimiento en el rostro de una persona a la que estás ayudando y que se encuentra peor que tú, todo se relativiza y nuestros problemas se sitúan en su lugar

¡Qué disfrutes de una estupenda semana!

Un Guerrero Hace lo que Ama
Omar Gilberto Carlos Martínez
ser-siomar@hotmail.com