FATUO CIRCUNLOQUIO

NUEVO DOLOR
enero 13, 2014
La Única Cosa Sobre la que Usted Tiene el Control Absoluto
enero 13, 2014

Muy apreciados lectores gracias al gran Creador que siempre nos guía por senderos inescrutables, hoy iniciamos una nueva vereda que no sabemos que podamos encontrar en su recorrido porque no conocemos que nos depara el infalible destino, pero con las expectativas renovadas en la búsqueda de nuevos alicientes para continuar bregando en el anchuroso mar de la existencia humana, nos disponemos a liar nuestros bártulos para emprender la marcha en otro pequeño tramo de la vida que se irá acumulando para formar parte más tarde de eso que llamamos tiempo, que tiene el divino don de borrar todo lo que el ser humano ha hecho, sí mis queridos amigos que son afectos a buscar este diario para enterarse de lo que acontece en varios de los municipios de nuestro querido estado de  Zacatecas. Ahora abriendo una nueva página en la no muy apacible vida de nuestros coterráneos con este bello poema que nos remite a una noche hermosa pintada de cobalto por ese misterioso astro que es la luna, con un lenguaje que tiene un nivel de selección muy especial porque hasta para el autor que tuvo que navegar por las tortuosas páginas de los diccionarios para encontrar cada uno de estos vocablos utilizados en esta composición literaria, lo cual le llevó varias horas dedicadas a ello; sin embargo con un poco de voluntad, dedicación y amor a la poesía se le da forma a esta creación que nos expresa una noche plena con una luna en todo su esplendor,  que nos conduce hacia una profunda reflexión en la cual buscamos en nuestro interior las grandes respuestas a nuestras dudas, pero solamente nos invade una enorme tranquilidad  al observar como la hermosa luna pinta de plata todo el paisaje y quedamos absortos a mirar como con esa luz reflejada en este hermoso planeta, gracias a la maravillosa llama del amor todo se transforma para recrear nuestros sentidos, desde luego que estos maravillosos paisajes argentados hacen que nuestra mente e imaginación se fusionen para llevarnos a alcanzar este excelso deleite. En verdad que al conjugarse la creación y el lenguaje se pueden dar maravillosas piezas literarias como lo hemos apreciado en los grandes poetas, este sencillo trabajo no alcanza esas dimensiones porque es solamente trabajo de un bisoño aprendiz que solamente tuvo oportunidad de asomarse a la ingente llanura de poesía. Un feliz año para todos los asiduos lectores de este diario y sus familias, así como para quienes participan en su edición. Este singular poema forma parte del libro “Caminos” publicado en 1998. Espero lo disfruten y agreguen a su vocabulario algunas de las voces utilizadas en su construcción.

PLENILUNIO

Cuando la luna ha tramontado
a las turgentes montañas,
y que todo vaniloquio
se opaca en las caléndulas,
menos fatuo circunloquio
que del lenguaje marañas
las ideas han enhebrado,
sin vigor, somos péndolas.

Cuando el romántico astro
argenta todo el paisaje,
del corazón vacuidad
cámbiase por lo fruitivo
y el don de la ubicuidad
logra voluptuoso viaje,
dejando de fiebre rastro
como de fuga cautivo.

Cuando valkirias hermosas
a los ínclitos escancian
y del vino ya sopores
enervan sí los sentidos,
a excelsa obra canto loores,
de grandezas nos distancian,
ni plegarias fervorosas
nos tornarán elegidos.

Cuando ni genuflexión
logra tan grande indulgencia,
sentimos ser sólo un germen,
por error triste semilla,
en que buenas cosas duermen
y lo malo es de vigencia,
cizaña, envidia o traición
en lo que el humano brilla.

Cuando en total plenilunio
me asaltan estos temores,
un hondo reflexionar
llévame a la consecuencia
que tanta dicha es gozar
los triunfos y sinsabores
sin quejas al infortunio,
sólo valor y paciencia.  

Cuando el astro de la tierra
su atracción logra pleamar,
de ese secreto misterio
fluye de afecto torrentes,
ni devoción de salterio
apaga flama de amar,
con halagos cubre y encierra
todo hombre, amores ardientes.

Cuando llega  tal delicia,
todo ser vivo es mutable,
se eximen faltas y agravios,
son puras genialidades,
se disimulan resabios,
del amor todo encomiable,
nunca una acción subrepticia
sólo las fidelidades.

Cuando la luz de la luna
brilla en todo su esplendor,
con tan bellos embelesos
entre tonos afectivos
saboreando dulces besos
de los efluvios de amor,
loamos a nuestra fortuna,
por oblación a los vivos. 

Jaime García García.