SIEMPRE LLENAS DE EROTISMO

SE REUNE JOSÉ MANUEL VIRAMONTES CON EDIL JEREZANO PARA TRABAJAR EN CORDIALIDAD
julio 28, 2013
UNA HISTORIA MUY LINDA
julio 28, 2013

El sopor que por su causa invade nuestro pensamiento, siempre nos lleva a linderos en que de vida balance nos marca un alto en el camino en que esas gruesas penumbras, nos esconden del destino los buenos augurios porque enturbian la mente con su forma displicente, haciendo que esas sombras empañen el claro espejo en que se pierde el reflejo de las dichas de la vida que nos obscurecen la vereda para el logro de los fines, por ello son esos velos que nos cubren claros cielos, entorpeciendo el rodar de los meses y los días cuando el pesado fardo de las penas, obstruye las alegrías semejando que la senda se termina ya muy pronto porque la luz ya brilla en  nuestro transitar por este mundo perentorio, entonces la vida nos parece un agrandado suplicio que paulatinamente nos conduce hacia el fin de pobre existencia , es que ya permanencia en este mundo fortuito ya nos parece un martirio y la luz de nuestro cirio parece viento la apaga y es tal la fuerza de malignas sombras que ya ni Dios tú lo nombras, es que la sufrida alma en lapso de gran angustia, ha perdido la conexión con el gran creador  por lacerante dolor que las entrañas embarga porque la pesada carga, ha agobiado el transitar y sólo vereda incierta, nos conduce hacia la puerta del final de la jornada porque en nuestro cielo no hay nada que motive a la gesta de ideales ; ya que solamente males nos conducen a sitiales donde purgan errores que motivan las pasiones y es que del espíritu razones han quedado relegadas, mientras destino infalible nos hace cumplir condena, es que resabios ya está llena la alforja de nuestro vivir. Espero disfruten este hermoso poema que nos lleva a la honda  reflexión y logra que hagamos un alto en camino para que la conciencia, haga efectivo balance. Del libro “Caminos” publicado en 1998, esta bella poesía.  

PENUMBRAS

Cuando del sopor penumbras
te envuelven en su secreto,
sólo tú, genio indiscreto
idóneo futuro alumbras
en vía crucis que vislumbras,
porque al sopesar acciones
de la vida en la balanza,
lo bueno jamás alcanza
a equilibrar las pasiones.

Cautivo en esas penumbras
en que el vivir se suspende,
vano sueño nos propende  
hacia metas que columbras
y que raudo te acostumbras,
olvidando nimiedades
que forjan estéril vida,
siendo hasta final partida
que se esgrimen las verdades.

Así entre gruesas penumbras
divaga mi pensamiento,
desbocado sentimiento,
cual corcel blanco relumbras,
por quimeras te deslumbras,
obcecado en falsos goces
de satisfacciones vana   
que suelen ser las mundanas,
al cubrir penas atroces.

De misticismo penumbras
siempre llenas de erotismo,
tal vez a profundo abismo
llévenos negras penumbras
con fétido cieno y herrumbras;
donde el alma triste expía
las penas de contrición
para ansiada exculpación,
por aberrante herejía.

Jaime García García.