FLIRTEOS, DEVANEOS Y CORTEJOS.

Entregan Constancia de Mayoría a Filimon Carlos
julio 16, 2013
“HACER EL AMOR”
julio 16, 2013

Qué hermoso es mirar como los palomos empiezan a hacer sus asombrosos cortejos para lograr que la palomita a la cual quieren conquistar, con garbo y belleza, comienzan sus círculos concéntricos siempre tratando de que la hembra sea el punto central de sus movimientos para que todo se vuelva una conjunción y que se cumpla el objetivo de llegar al punto máximo de la relación que es el apareamiento; así mismo sucede en los humanos cuando tratan de demostrar sus intenciones amorosas mutuamente, todo se vuelve extra cotidiano y tanto el hombre como la bella dama asumen actitudes que tienen como finalidad agradar al otro, con minucias, también con gestos, actitudes y palabras que van cargadas de una energía amorosa que hasta empiezan a parecerse en los movimientos, los gestos ademanes, luego cuando ya se convierten en pareja los ojos adquieren un raro brillo, que viene siendo la generación de  sustancias que son generadas por el cerebro, las cuales indican que la empatía ha llegado a su grado más alto y luego que ya se casan sus rasgos faciales empiezan ser muy semejantes en las dos personas; esto de los requiebros amorosos, es algo tan increíble tanto en las especies animales como en los humanos, ya lo vemos en algunas aves que hacen cosas que causan asombro para lograr conquistar a su pareja, es que el amor el algo tan grandioso que hace que los machos realicen actos que se consideran fuera de lo normal; del mismo modo un hombre cuando trata de conquistar a una linda mujer, recurre a cosas que algunas de las veces pueden llegar a lo ridículo porque por unos bellos ojos, una carita de ángel o un sinuoso talle, el ser humano puede llegar a cometer grandes locuras; pero luego que ya se logra el objetivo de lograr la fusión de los cuerpos y las almas, las parejas entran en apacible letargo en el cual algunas ocasiones, sólo con estar viendo a la pareja cercana a su cuerpo, se es inmensamente feliz, por eso Dios no descuidó ningún detalle en las distintas especies para que pudieran gozar de esas benditas mieles que nos hacen ver la realidad con un tinte diferente. Que disfruten este grandioso poema que forma parte del contenido del libro “Caminos”, publicado en 1998. Gocen este extraordinario trabajo poético.                     

ARRULLOS

De palomas el cortejo
muestráse en curru cucú,
en los ojos gran reflejo,
mirar absorto y perplejo
al decir: vida, eres tú.

Flirteos de loca vehemencia
que rayan en lo risible,
pues de noción la conciencia
ha perdido su presencia,
nadando en lo intangible.

Arrullos, tiernos arrullos
que adormecen los sentidos,
como fugaces cocuyos,
cual efímeros capullos
y no consienten olvidos.

Cosas tan bellas encierra
un armónico estridor,
saturándose la tierra,
con alma y vida se aferra
a la bondad del amor.

Torcaz decidme el secreto,
qué causa este devaneo,
juro no ser indiscreto,
con el alma lo prometo,
amar: sólo ardiente deseo.

Arrullos, tiernos arrullos
mudan rutinaria vida,
tan melodiosos murmullos,
como paloma los tuyos
cuando hay de pasión herida.

En esos bellos requiebros
bórrase la realidad,
en los obscuros cerebros
piérdense entre sus enhebros,
flaquezas y vanidad.

Qué goces brinda la dicha,
delicias en todo el ser,
atenuando la desdicha,
es como verdad predicha,
mana en los poros querer.

Arrullos, tiernos arrullos
de torcaces y palomas,
excelso tono es el suyo,
en sus notas me diluyo,
enervándome sus pomas.

Y después de la conquista
prosiguen los arrumacos,
en la sosegada vista
por conciencia fiel revista
de amada, quedan los calcos.

Grandeza de la ternura
escóndese en sus hechizos,
mucha gracia y galanura,
se olvida hasta la cordura,
los lazos y compromisos.

Arrullos, tiernos arrullos
sí, envuelven mi tierra entera,
no son palabras: farfullos,
del corazón los arguyos
que ha brotado gran quimera.

Jaime García García.