Hallan viva entre los escombros a una joven 16 días después del derrumbe en Bangladesh

Pronostican cascada de aumentos en huevo, frutas, verduras y granos
mayo 10, 2013
INSTALAN COMITÉ ESTATAL INTERSECRETARIAL PARA LA INSTRUMENTACIÓN DE LA CRUZADA CONTRA EL HAMBRE
mayo 15, 2013

Los servicios de rescate han encontrado viva a una joven entre los escombros del complejo textil de nueve plantas que se derrumbó el pasado 24 de abril cerca de la capital de Bangladesh, Dacca, y que ha dejado más de mil muertos. La mujer, que ha sido identificada como Reshma, todavía respiraba cuando fue localizada en la base del Rana Plaza, el edificio caído, de nueve plantas.

«Fue localizada en un hueco entre una viga y una columna. Se llama Reshmi. Puede que tenga reservas de agua o haya podido beber un poco del agua que lanzamos al edificio», explicó el jefe del servicio de bomberos, Ahmed Ali, citado por Afp. Los operarios, que estaban utilizando maquinaria pesada, pararon para rescatarla sin causarle daños, algo que consiguieron una hora después. Mientras tanto, le dieron agua y galletas, según medios locales.

«Antes de romper un gran bloque lo anunciamos para comprobar si había alguien con vida y entonces escuchamos cómo alguien gritó», dijo un miembro de los servicios de rescate al diario «The Daily Star». «¡Por favor, sálvenme! ¡Por favor, sálvenme!», oyeron gritar los efectivos, según la cadena local Somoy.

Un portavoz militar indicó que la joven fue trasladada al hospital de Savar, donde ingresó en la UCI. «Está bien», añadió. «Le hemos dado comida y le hemos asegurado que se salvaría. Hemos tardado 45 minutos en rescatarla. La sacamos usando martillos, sierras y taladros», indicó otro portavoz del Ejército.

Un «lugar seguro»

Otro miembro de los equipos de rescate explicó que la joven, milagrosamente, había tenido acceso a comida durante 15 días, pero que sus reservas se habían acabado hacía dos días. «Dice que no ha comido en los dos últimos días, y que antes estuvo comiendo galletas». «Encontró un lugar seguro y un poco de aire y luz», dijo.

El hallazgo de Reshma es casi un milagro, pues las autoridades habían dado por perdida la esperanza de hallar supervivientes cinco días después del siniestro, que ocurrió el pasado 24 de abril en el suburbio industrial de Savar, junto a Dacca.

Según el último recuento facilitado por el Ejército, 1.042 personas han fallecido ya en la peor tragedia industrial de la historia del país asiático. Los heridos son 2.438, muchos de los cuales continúan hospitalizados. Los médicos forenses tratan de identificar a las víctimas mortales con pruebas de ADN.

Muchos cuerpos por rescatar

Las autoridades creen que las tareas de desescombro se prolongarán todavía una semana y que entre el amasijo de cables, cemento y metal se esconde un elevado número de cadáveres. «Todavía quedan muchos cadáveres entre las ruinas. Hubo gente que marchó hacia las plantas bajas para intentar salir del edificio», explicó Udín Khandaker, un funcionario del Ministerio de Interior que dirige una investigación sobre el siniestro. «En un plazo de una semana concluirán las labores de retirada de escombros, esperemos que antes del próximo viernes», afirmó.

El dueño del edificio, Mohammed Sohel Rana, cinco propietarios de fábricas y talleres textiles y dos técnicos municipales han sido detenidos y acusados de negligencia, construcción ilegal y persuadir a los empleados para que acudieran a su puesto de trabajo.