M I R A D A S QUE NOS C A U T I V A N

“DESILUSIÓN”
abril 24, 2013
“Maestro, mentor y guía…”
abril 24, 2013

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE

/* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,”sans-serif”; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-fareast-language:EN-US;}

En verdad creo que debemos estar agradecidos con el gran Creador por habernos dado ese ser tan maravilloso llamado Mujer, es una cosa tan grandiosa que pienso que la bondad de quien la creó, allí se derramó en toda su expresión porque la perfección se manifiesta en su cuerpo, sus sentimientos y emociones; ya que para lograr la configuración de este ser, Dios derramó amor, armonía, bondad en cada una de sus partes porque es asombroso como no dejó pasar ningún detalle que alterara ese perfecto moldeamiento, que por cualquier ángulo que tú le mires derrocha ese amor divino con el que fue creada porque en ella todo es encanto, embeleso y podemos quedarnos horas y horas mirando su silueta y jamás nos vamos a cansar de admirarle, por ello es de agradecer al ser superior que nos hizo ese maravilloso regalo para que caminara a nuestra vera; en la mujer podemos encontrar maravillosos atributos que juntos con las divinas cualidades con que fue dotada, tienen como primordial objetivo acompañar al hombre en su transitar del sendero por la vida para hacerle más llevadera la existencia, podemos hablar de infinidad de cosas que en el sexo femenino son maravillosas joyas que conforman su estructura, pero en esta ocasión solamente nos referiremos a una hermosa parte de su rostro llamadas ventanas del alma que son sus ojos, por los cuales siempre afloran sus sentimientos porque semejan un lago transparente y tranquilo por donde nos podemos asomar hasta el fondo, también cuando esos hermosos soles que son como una promesa porque su mirar ardiente expresa fogosidad, quizá semejan remanso que cura hondas heridas porque son al corazón una caricia; pero además ojos chispeantes de ira que todo lo quieren deshacer, miradas maliciosas que todo nos quieren ocultar porque luego se llenan de ira cuando se frustra algún anhelado deseo, alguna vez llenos de codicia por la insidiosa envidia porque alguien de mala fe les despertó la avaricia o sufriendo un gran duelo por ese amor +que se quería, dulce mirar de inocencia por estar limpia la conciencia y eso nos reconforta, llenos de melancolía porque extrañan un querer, también en la dulce entrega cuando los seres se funden se refleja que el éxtasis se ha logrado, ojos bellos y sumisos que guardan en discreción una escondida pasión, son cual el fondo de un pozo que encierran grandes misterios por ello siempre se puede explorar el alma por sus ventanas. Espero disfruten este hermoso poema que describe le excelsa belleza de los ojos femeninos. Publicado en el libro “Caminos” en 1998.

 

 

VENTANAS DEL ALMA

 

 

Astro Rey que en las mañanas

todo lo bruñes en oro,

los ojos, bello tesoro,

son del alma sus ventanas.

 

 

Ojos de distintas formas

con diferentes colores,

que encierran odio y candores,

de sentimientos son normas.

 

 

Los hay que son soñadores

en busca de una ilusión,

porque escondida pasión,

guardan desde sus albores.

 

 

Bellos ojos de promesa

que expresan quiero ser tuya,

ni la distancia destruya,

este amor de gran firmeza.

 

 

También de mirada ardiente

con mucha fogosidad,

quizá exentos de maldad,

pero de fuerza vehemente.

 

 

Ojos que son un descanso

para curar las heridas,

por esas crueles partidas,

son al corazón remanso.

 

 

Miradas de languidez

con sus pestañas rizadas,

de emociones encontradas

y fuego con calidez.

 

 

Ojos que fulguran ira

candente, avasalladora,

todo lo arrastra y devora

como luzbélica pira.

 

 

Los veremos maliciosos

que todo lo tergiversan,

siempre malos nos perversan

con desplantes perniciosos.

 

 

Miradas de gran lujuria

porque el deseo les consume,

y cuando se frustra asume:

tintes de encendida furia.

 

 

La mirada de codicia

causada por vieja envidia,

es que alguien con su insidia,

despertó allí la avaricia.

 

 

Ojos sufriendo de duelo

por alguna pena impía;

de un ser que sí se quería

y no obtienen el consuelo.

 

 

Mirar alegre y pizpireto

cubierto por la inocencia,

con una blanca conciencia

porque lanza a todo un reto.

 

 

Mirada que nos conforta

en los momentos cruciales;

prodigando a nuestros males

afecto, que reconforta.

 

 

Ojos de melancolía

es que añoran un querer,

esperan verlo volver

un no muy lejano día.

 

 

Miradas de dulce entrega

en que los cuerpos se funden,

las caricias se difunden,

mientras el éxtasis llega.

 

 

Mirar con duda y azoro,

nuestro corazón palpita,

gran ansiedad nos suscita,

al ser de afectos tesoro.

 

 

También ojitos altivos

que no se dignan mirar,

ni el más hondo suspirar,

cambia lo de inexpresivos.

 

 

Ojos serio y sumisos

con recato en discreción,

pero fogosa pasión,

dan en candentes avisos.

 

Pupilas cual claro pozo

de secretos insondables,

en días interminables

para mi deleite gozo.

 

 

Jamás esperanzas vanas

nos dará un dulce mirar,

llamándonos a explorar,

el alma por sus ventanas.

 

 

Jaime García García.