INCURABLE MAL

Escritores de hoy
abril 10, 2013
Quiero Ser Como Tú
abril 10, 2013

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE

/* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,”sans-serif”; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-fareast-language:EN-US;}

En un sopor de encantamiento que hace flaquear mi voluntad, estoy preso en la cárcel de tus formas porque eres para mi como un mal para el cual jamás encontraré alivio, tu mirar tan subyugante me arrastra como un desatado remolino, llevándome entre sus vaivenes entre los cuales queda presa mi alma, por lo que no tendré ya nunca hallaré la calma porque a mis ruegos de amor, solamente recibo de tu parte crueles desaires. Todo de ti me cautiva empezando por ese hermoso pelo que semeja una hermosa cascada que ha sido iluminada por el Padre Sol que parece grandioso velo de novia, aderezado por grandiosas piedras preciosas que parece una hermosa noche cubierta de brillantes estrellas. Luego esos carnosos labios que provocan las más encendidas pasiones, me llevan como un río de broca creciente por un sinuoso camino trastocando mis nobles acciones. Entre los excelsos acordes de tu musical risa pierdo la noción del tiempo, por ello se enciende la sangre en mis ocultas venas, siento que ese fuego me calcina y solamente puedo apagarlo disfrutando de tu sinuoso cuerpo que de esta forma sólo recíproco amor logra curar esas dolorosas llagas. El cutis de ala de mariposa que yo quisiera tocar pero que tu voluntad me lo impide, besarlo siempre ha sido mi ilusión en esas largas noches que no puedo conciliar el sueño por me la paso en vela siempre pensando en la divina silueta de tu cuerpo, esas extrañas visiones pervierten mis pensamientos a tal grado que el demonio me quiere convertir en su siervo. Por eso siempre viviré cautivo en la hermosura de tus formas, aunque tenga que renegar de las leyes impuestas por la injusta sociedad, que van en contra de los impulsos del corazón y de deseos de la mente o de los sentimientos porque truncan los impetuosos anhelos de llegar a fundirse los cuerpos, debido a que el destino nos lleva por sendas tortuosas y que podrían ser muy diferentes si las personas respondieran a los llamados de los sentimientos y del alma. Desgraciadamente así somos todos los humanos siempre entregamos el corazón a quien no nos corresponde, llevamos muy dentro del alma un secreto que nos lacera eternamente, ya que ese mal de amor que sufrimos, nos hace arrastrar un callado dolor, pero que nunca divulgamos el nombre aunque nos esté quemando por dentro. Espero que disfruten este grandioso poema que nos muestra el encantamiento y los hechizos del amor, lo encontrarán en el libro “Caminos” publicado en 1998. Que se la pasen de lo mejor en esta feria de primavera 2013.

 

 

SORTILEGIO

 

Con un celestial arpegio

envuelto en tu sortilegio

de tus redes soy cautivo,

quebrantas la voluntad,

eres para mí en verdad

incurable mal de vivo.

 

 

Ese abismo en tu mirada

como vehemente llamada

me arrastra con sus vaivenes,

en él queda presa mi alma,

trastocándose la calma

por tus malditos desdenes.

 

 

En tu pelo cual cascada

por el sol iluminada,

semejando nupcial velo

de rubíes aderezado,

sí, la noche se ha volcado

con tan esplendente cielo.

 

 

El embrujo de tu boca,

labio ardiente que provoca

las enfermizas pasiones,

que empujan cual remolino

por azaroso camino,

influenciando mis acciones.

 

 

Esa cantarina risa

hace fluir más de prisa

sangre de encendidas venas,

es llama que me calcina,

ese dolor me conmina

a curar tan crueles penas.

 

 

Tu cutis de terciopelo

besarlo es ferviente anhelo

en largas noches de insomnio,

tan delirantes visiones,

pervierten mis emociones

hasta tentarme el demonio.

 

 

Por ello preso en tus formas,

maldigo del hombre normas

que avasallan los instintos,

truncando ansias impetuosas,

al ir por sendas tortuosas

pudiendo ser tan distintos.

 

 

Así cual triste mortal,

consúmeme el mismo mal

que lacera a tantos hombres,

por guardar secreto amor,

viven callado dolor

aunque les quemen…sus nombres.

 

 

Jaime García García.