AMARTE A TI, MUJER…

DEVELAN LAS FOTOGRAFÍAS DE LAS CANDIDATAS AL REINADO DE LA FERIA DE PRIMAVERA
marzo 14, 2013
EMITE PRI CONVOCATORIAS PARA LA SELECCIÓN Y POSTULACIÓN DE LOS 18 CANDIDATOS A DIPUTADOS LOCALES Y A 58 PRESIDENTES MUNICIPALES
marzo 14, 2013

v\:* {behavior:url(#default#VML);} o\:* {behavior:url(#default#VML);} w\:* {behavior:url(#default#VML);} .shape {behavior:url(#default#VML);}

Normal 0 false 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,”sans-serif”; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-fareast-language:EN-US;}

“Cuando estar enamorada significa sufrir, es que estamos amando demasiado. Cuando la mayoría de nuestras conversaciones con amigas íntimas son acerca de él, de sus problemas, ideas, acciones y sentimientos, cuando casi todas nuestras frases comienzan con {el…} es que estamos amando demasiado.

Cuando disculpamos su mal humor, su indiferencia, y sus desaires e intentamos justificarlo o incluso convertirnos en su terapeuta, es que estamos amando demasiado.

Cuando no nos gustan muchas de sus conductas, valores y características básicas, pero las soportamos con la idea de que, si tan solo fuéramos lo suficientemente atractivas y cariñosas, él querría cambiar por nosotras, estamos amando demasiado.

Cuando nuestra relación perjudica nuestro bienestar emocional e incluso, quizá, nuestra salud e integridad física, sin duda estamos amando demasiado.

A pesar del dolor y la insatisfacción que acarrea, amar demasiado es una experiencia tan común para muchas mujeres que casi creemos que es así como deben ser las relaciones de pareja. La mayoría de nosotras hemos amado demasiado por lo menos una vez, y para muchas de nosotras ha sido un tema recurrente en nuestra vida. Algunas nos hemos obsesionado tanto con nuestra pareja y nuestra relación que apenas podemos funcionar como personas…” (Las mujeres que aman demasiado; Robin Norwood)

Tú existes por ti misma, no son los demás los que te crean. Tu vida es independiente de los demás. Cuanto más construyas tu personalidad en función de los demás, más te alejarás de la felicidad. La felicidad depende del estado de tu mente, no de lo que los demás piensen sobre ti. La felicidad depende de lo que escojas en cada instante de tu vida. Incluso esas pequeñas decisiones que parece que no tienen importancia, marcan lo que ocurrirá en el presente y en el futuro. Si dejas que los demás creen tu mundo, quizás los demás alcancen sus objetivos, pero tú te alejarás cada vez más de los tuyos. Vives en el mundo que creas cada día. Es tu mundo, es tu vida, nada ni nadie tiene derecho a intervenir en tu vida.

No tienes que dedicarte al bienestar de los demás. Tú no puedes hacer feliz a los demás, porque la felicidad depende de cada uno. Nadie es capaz de hacerte feliz. La felicidad está en tu mente, en cómo te vives a ti mismo y al mundo. Siempre puedes iniciar una nueva vida. No importa que te equivoques, si estás atento a esa equivocación. Haz lo que quieres hacer. Sé lo que quieres ser.

Recuerda siempre lo maravilloso que eres, que Dios creo en ti a un ser perfecto en todas sus dimensiones, fuerza y espíritu, pero sobre todo lleno de amor. ¡Es bello es vivir! Ser consciente de esta existencia es disfrutar cada momento de nuestra vida, lo que tenemos y hacemos; piensa en el motivo de tu existencia. ¿Recuerdas aquella persona a la que saludaste ayer en la calle y a la que sonreíste? Es posible que tu sonrisa haya cambiado su vida. ¿Recuerdas que ayer le diste un consejo a un amigo? Muy posiblemente su vida será diferente a partir de ahora. ¿Recuerdas que ayer hablaste con tu hijo y le hiciste reflexionar sobre un problema que tenía? Tu hijo será diferente y alcanzará sus objetivos a partir de lo que ayer le dijiste. Simplemente por cualquiera de estas cosas, tu existencia ya está justificada.

Cada palabra que pronuncias, cada gesto que haces, cada cosa que realizas, tiene un efecto boomerang sobre el mundo.

Leí una frase que quiero compartirte e invitarte a que la repitas diariamente, “Hoy es el Mejor Día de Mi Vida” entiéndela, aplícala, disfrútala y vívela…