Dan con base secreta de CIA en Arabia Saudita

Pepe Pasteles, primera propuesta para la Alianza en Jerez
febrero 5, 2013
Una niña de nueve años da a luz en el oeste de México
febrero 8, 2013

La CIA ha mantenido durante los dos últimos años una base secreta con aviones no tripulados, conocidos como drones, en Arabia Saudita, según informaron ayer medios estadunidenses.

Según las fuentes, desde la citada base se realizaron operaciones contra terroristas vinculados a la organización terrorista Al-Qaeda y ubicados en Yemen.

Un avión no tripulado fue enviado desde esta base en septiembre de 2011 para matar a Anwar al-Awlaki, un clérigo radical islamista nacido en Estados Unidos y conocido por ser uno de los líderes de Al-Qaeda en la Península Arábiga, citan los medios.

La base fue establecida hace dos años para intensificar la guerra contra Al-Qaeda en la Península Arábiga, como se conoce a la filial de la organización terrorista en Yemen.

John Brennan, designado por el gobierno de Barack Obama para dirigir a la CIA y asesor de la Casa Blanca en política antiterrorista, desempeñó un papel clave en las negociaciones con Arabia Saudita para establecer dicha base, asegura el diario The Washington Post.

El diario no revela la localización exacta de la base, algo que podría suponer un perjuicio para las operaciones antiterroristas que EU desarrolla en esta conflictiva región.

Precisamente, la Casa Blanca aseguró ayer que los ataques con drones contra ciudadanos estadunidenses en el exterior sospechosos de terrorismo son “legales, éticos y sensatos”.

El Ejecutivo estadunidense hizo esta declaración tras difundirse un memorando gubernamental que justificaba estos ataques, incluso sin pruebas de un acto terrorista inminente.

“Llevamos a cabo esos ataques porque son necesarios para mitigar las amenazas reales en curso, detener complots, prevenir futuros ataques y salvar vidas estadunidenses”, indicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Carney sostuvo que EU usa en ocasiones aviones dirigidos por control remoto para realizar ataques selectivos contra determinados terroristas de Al-Qaeda.