EL AÑO NUEVO

Alazanes, bayos y tordillos 06/01/2013
enero 10, 2013
Cotorreando 06/01/2013
enero 10, 2013

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:”Times New Roman”,”serif”;}

Siempre la pròxima llegada de un nuevo año causa muchas inquietudes y zozobras porque el ser humano, se llena de angustias y preocupaciones ya que la incertidumbre sobre lo que le pueda traer el futuro que està a unos pasos de convertirse en presente, esto es inevitable cada vez que el calendario cumple con los dìas que conforman lo que el hombre ha llamado arbitrariamente como año, lustro, dècada, centuria o milenio le acontece este tipo de cavilaciones porque la raza humana desde que aparece sobre la faz de la tierra, trae consigo ese cùmulo negativas percepciones que le hacen sentir inseguridades y miedos sobre lo que le espera en el incierto destino que tiene que transitar en su corto paso por este maravilloso milagro llamado vida; lo acabamos de presenciar con la preocupaciòn que se extendiò como reguero de pòlvora cuando se hacìa alusiòn a las profecìas asentadas en los grandes descubrimientos de la asombrosa cultura maya, muchas personas o grupos tomaron tan radicalmente estas aseveraciones que tomaron medidas por demàs dràsticas como la de quitarse la vida para no ser testigos del fin del planeta, pero como dicen como cada cabeza es un mundo, fueron decisiones tomadas por su libre albedrìo nos queda solamente respetar su personal decisiòn; sin embargo la falta de conocimiento y de madurez en muchas ocasiones no lleva a tomar caminos equivocados. Bueno dejemos inverosìmiles historias para ocuparnos de esta reciente etapa que acabamos de iniciar, una nueva era con un singular nùmero cabalìstico que termina en trece y como sabemos esta asociaciòn del uno y el tres, generalmente encierra muchos antagonismos que para el humano siempre ha encerrado maquiavèlico porvenir porque por un lado, nos presenta segùn la gente no muy buenos augurios, por otro lado esta cifra tambièn es austiciadora de cosas buenas; total que este ciclo de doce nuevos meses guarda en los vericuetos de la mente ciertas reservas, aunque por lo pronto ya nos estàn martillando con la cruel realidad de los pagos anuales del predial y las tenencias que esos si son un gancho a la paupèrrima economìa de los mexicanos y luego con la burla de lo que aumentò el salario mìnimo, que eso sì cada vez se minimiza màs y luego lo de los combustibles eso si es no tener progenitora y todavìa nos dicen que van a luchar por mejorar la economìa de los jodidos mexicanos, con todo eso cuando vamos a tener un feliz año si por todos lados nos joroban; sin embargo somos luchones y no nos dejamos amilanar con tremendos tajos al al pobre bolsillo de las familias mexicanas. Hay que reconocerle a los trabajadores, sobre todo a los asalariados que cada dìa se parten el alma para llevar a sus hogares el sustento para los integrantes del nùcleo familiar, que en muchas ocasiones solamente alcanza para medio subsistir, las sufridas madres de familia que tienen que estirar al màximo los pocos centavos que llevan sus marido para que alcancen a comprar lo necesario y de esta manera salir adelante con la alimentaciòn, vestido y educaciòn de los retoños, pero como ya sabemos en muchas ocasiones no alcanza ni para comer , menos para otra cosas de vital importancia; mientras el erario se despilfarra en lujos y paseos de gobernantes y legisladores porque como dice el refràn: pobre del pobre que al cielo no va, lo friegan aquì y lo friegan allà. Asì que a luchar por el pan nuestro de cada dìa con entusiasmo y alegrìa para sacar adelante a los vàstagos con enjundia y valentìa, poniendo al mal tiempo buena cara que tarde o temprano los esfuerzos se ven premiados. Nos leemos la pròxima, feliz año nuevo para todos los lectores de este importante diario. Jaime Garcìa Garcìa.