DOCE AÑOS DE TROPIEZOS

Dimes y Diretes
noviembre 27, 2012
JEREZTÓN
noviembre 27, 2012

Está por acabar una etapa de la historia de este singular territorio en la cual no se podrán contar
grandes cosas respecto al desempeño de los gobernantes porque quienes se ocuparon de dirigir los destinos de esta peculiar nación, no traían entre sus huestes personajes de visión en  los asuntos vertebrales de la administración y los pocos que pudieron encontrar, se dedicaron a aprender;  ya que no estaban acostumbrados a ser gobierno porque por muchos años fueron oposición, pero de repente que les tocó por azares del destino gobernar, se la pasaron devanándose los sesos para encontrarle la punta a la madeja,  por lo que los primeros se hicieron los indiferentes o trataron de implementar estrategias que ni ellos las podían explicar porque les pasó lo que tanto criticaron, el ego hizo presa de sus sueños guajiros que se quedaron soñando en el limbo; ya que semejaban personajes porfirianos que envueltos en la soberbia y por su nulo bagaje cultural, solamente llegaron a ser considerados analfabetos funcionales por el grueso de la población cuando hicieron el ridículo muchas de las veces al no conocer absolutamente nada de personajes y lugares, que cuando caían en estos deslices imperdonables, los volvían chascarrillos para desvanecer las imperdonables faltas cometidas. Los segundos aunque un poco ya más vivillos, aprendieron mínimas cosas de los errores de los anteriores, pero eso no les sirvió de mucho porque a quien correspondió ser la cabeza de ese grupo que por añejas esperanzas de un pueblo, los llevó a la cima pensando que con los errores de los anteriores por ser novatos, se les daba otra oportunidad para enderezar el barco que ellos creyeron que estaba por encallar según su extrema miopía; sin embargo aunque se les facilitó la llegada con algunos bemoles no muy claros en la forma no muy aceptada por la mayoría, se oficializó su llegada con algunas reservas en las cuales algunas de las formas de lograr el triunfo, no fueron muy ortodoxas, continuaron con la idea de seguir los proyectos de ese grupo por otros seis años y con esa frágil ilusión de que su gestión lograría mantenerlos en el don de mando por muchas décadas, armaron su tinglado buscando a los hombre y mujeres más adecuados para cada unos de de los puntos neurálgicos de el esperanzado pueblo, pero solamente en dos puntos se notó que los cabecillas sí pusieron a trabajar las neuronas, en los demás no quedó muy claro ya que se la pasaron en contemplar el horizonte y en estar cambiando piezas para ver si encontraban la que les  diera resultado y en un abrir y cerrar de ojos se fueron los años y cuando quisieron despertar, ya era el fin de su tiempo por lo que podemos decir que algo notorio que contar sobre lo realizado no hay mucho, solamente un pueblo más pobre, triste y desesperanzado que perdió la fe en quienes dirigieron los destinos  por esos doce años y rogando a Dios para que no vuelvan a tener las riendas de la política; los sueños y anhelos de sus habitantes una vez más fueron rotos por tantas promesas no cumplidas. Nos leemos la próxima con otro tema de interés para los vapuleados mexicanos. Jaime García García.