Capturan a mujer que asesinó a joven madre y robó su bebé de 3 meses

DEMASIADO TARDE
octubre 24, 2012
Los embarazos tras una violación son porque “Dios quiere que pasen”
octubre 24, 2012

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- La desalmada mujer que dio muerte a una joven madre para robarle a su pequeñita de tres meses de edad, fue localizada y capturada ayer por la tarde, luego de identificarla gracias a las escenas tomadas por una cámara de video en el Hospital de Soledad de Graciano Sánchez.


La víctima fue la joven Dulce Esmeralda Salazar Cortés, de 18 años de edad, el hecho ocurrió el domingo pasado en la vivienda de la joven, la pequeña niña Briseida, de tres meses de edad, fue recuperada sana y salva.


La Procuraduría de Justicia convocó a rueda de prensa ayer a las 18:00 horas donde la licenciada Cristina Hurtado Barrera, directora de la Policía Ministerial del Estado y de Alerta Amber, solicitó el apoyo de todos los medios de comunicación capitalinos para recuperar a la pequeña y, obviamente, dar con el paradero de la mujer que la raptó luego de dar muerte a la madre.


Concluida dicha rueda de prensa, cuando ya reporteros, camarógrafos y fotógrafos se retiraron a sus respectivos centros de trabajo, se les citó de nuevo a los pocos minutos para darles a conocer la detención de la sospechosa y la recuperación de la niña.


Así, fue presentada ante los medios informativos Luz María Castillo Balleza, de 22 años de edad, con domicilio en la colonia María Cecilia, como presunta responsable del homicidio de Dulce Esmeralda y el rapto de su niña Briseida Guadalupe (mismos apellidos), de tres meses de nacida.


Se reveló que fue gracias a una llamada anónima al 066 en la que se reportó que habían visto llegar a la casa ubicada en la calle María Eva, fraccionamiento María Cecilia, a una vecina con un bebé en brazos, cuyas características coincidían con el retrato hablado publicado y lo difundido en los medios de comunicación.


A verificar el hecho acudieron elementos ministeriales y personal de Alerta Amber y localizaron a Luz María Castillo Balleza, quien vive con familiares en la colonia María Cecilia.


Se estableció que la inculpada fingió un embarazo a su pareja y demás familiares por lo que planeó apoderarse de un bebé. Para eso el viernes pasado salió de su casa, y en el interior del Hospital General de Soledad, ubicado en Valentín Amador, detectó a Dulce Esmeralda que llevó a su bebé a consulta médica por problemas auditivos.


En la primera oportunidad que tuvo la interceptó, le hizo plática comentándole que su marido la golpeaba, que no tenía dónde vivir y que si ella podía darle asilo.


La joven madre aceptó, y a partir de ese viernes vivió en casa de Dulce Esmeralda, vivienda que compartía con un hermano a quien no le pareció que llevara a vivir a una desconocida.


Por otro lado familiares de Luz María la reportaron como desaparecida porque desconocían su paradero, sin saber que había pasado la noche en casa de su víctima a la que asesinó golpeándola con una plancha para luego estrangularla con el cable de la misma, además de que le colocó en la cabeza una bolsa de plástico con la intención de asfixiarla o causarle muerte por sofocación.


El cuerpo lo dejó tendido sin vida a un costado de la cama de la víctima, y a las 10:30 de la mañana del domingo salió con la bebé a la calle, donde se encontró con el hermano de Dulce Esmeralda, quien le preguntó a donde iba y le contestó que “a la bodega a comprarle pañales”, y continuó su camino.


El joven por su parte se retiró a realizar ciertas actividades, aunque le extrañó ver la puerta principal abierta; pero fue hasta entre las 13:00 y 14:00 horas cuando al volver a su casa encontró a su hermana asesinada, mientras que la desconocida y su sobrinita habían desaparecido.


Se dio parte a las autoridades al revelarse el crimen y rapto, y fue hasta ayer después de las 19:00 horas cuando pudo ser recuperada la niña sana y salva, y la culpable puesta a disposición del Ministerio Público para que rindiera su declaración.


A la madre de la joven asesinada y por tanto abuela de la pequeña, de nombre Ramona Cortés Luna, acompañada de su hijo (quien vivía con la ahora occisa), le fue entregada su nietecita para que se haga temporalmente cargo de la custodia.


Ramona Cortés agradeció el apoyo de los medios de comunicación y dijo temer que el padre de la niña intente quitársela, aunque aclara que éste no tiene ningún derecho porque abandonó a su hija desde que tenía siete meses de embarazo.