La Cámara de Diputados aprueba la reforma laboral en larga sesión

Diputados avalan en comisiones nuevos tipos de contratos y ‘outsourcing’
septiembre 28, 2012
Hombre mata a joven enmascarado por creerlo ladrón, era su hijo
septiembre 29, 2012

El documento, que fue enviado al Senado, incluye nuevas formas de contratación, contratos por horas y la regulación del ‘outsourcing’

 

El dictamen de reforma laboral fue aprobado la madrugada de este sábado en lo general y en lo particular por el pleno de la Cámara de Diputados, a pesar de la inconformidad de los partidos de izquierda, que pedían abrir el debate sobre el tema, y luego de que algunos de sus legisladores tomaran la tribuna al inicio de la sesión.


La votación en lo general quedó en 351 a favor, 130 en contra y 10 abstenciones. La discusión en lo particular empezó inmediatamente después y concluyó unas 12 horas más tarde con 346 a favor, 60 en contra y una abstención.


El documento fue enviado al Senado de la República para su revisión.


Durante la revisión de los artículos reservados, la mayoría de los legisladores avaló los contratos por hora, que la izquierda pedía eliminar, así como el régimen de outsourcing o subcontratación.


El análisis de la reforma laboral en el pleno fue suspendido momentáneamente esta tarde, después de que decenas de legisladores de los partidos de izquierda tomaran la tribuna en protesta contra la propuesta de cambios a la Ley Federal del Trabajo, que consideran lesivos de los trabajadores.


El encuentro se reanudó alrededor de una hora más tarde, cuando el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara baja, Jesús Murillo Karam, decidió dirigirlo desde un balcón del salón.


La manifestación comenzó cuando Ricardo Fidel Pacheco, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), exponía los principales puntos del documento a nombre de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, que lo había aprobado en lo particular horas antes.


Mientras Pacheco hablaba, diputados de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano subieron a la tribuna con playeras y pancartas con lemas contra la reforma laboral.


Ahí, cantaron el himno nacional y gritaron “¡No a la reforma!”, lo que obligó al priista a alzar la voz.


Después de su intervención, hubo jaloneos en la tribuna que provocaron gritos de “¡No violencia!” desde las curules.


El priista Murillo Karam y el resto de los integrantes de la Mesa Directiva se levantaron de sus lugares y la sesión entró en receso.


Mientras salían del salón de plenos, los coordinadores parlamentarios del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y del PRD, Silvano Aureoles, se acercaron a hablar. Poco después, Beltrones dijo a periodistas que el perredista se deslindó de la manifestación y aseguró estar dispuesto a continuar el debate.


Beltrones informó en rueda de prensa que Murillo Karam convocó a los líderes de cada bancada para definir cómo continuar la discusión e incluso analizar la posibilidad de hacerlo en una sede alterna.


“Un grupo minoritario y violento de las izquierdas intenta secuestrar a su partido. (…) No lograrán secuestrar al Congreso de la Unión, a la Cámara de Diputados”, dijo.


En otra conferencia de prensa, Luis Alberto Villarreal, coordinador del Partido Acción Nacional (PAN), criticó la toma de la tribuna y señaló que él quería que el debate siguiera en el salón de plenos, aunque aceptaría la decisión de la mayoría.


Martí Batres, legislador del PRD que coordinó la protesta, evitó referirse a las declaraciones de su correligionario Aureoles y dijo que su “lucha” es contra la reforma que impulsan el PRI y el PAN.


Durante la semana, varios sindicatos y grupos de ciudadanos se han manifestado afuera de la Cámara baja contra los posibles cambios a la Ley Federal del Trabajo.


Algunos de los puntos que contempla la propuesta son crear nuevas modalidades de contratación, los contratos por hora, limitar a un año los salarios que un patrón deba pagar a un trabajador tras un juicio laboral, así como las normas que regulan el outsourcing o subcontratación.


Un dictamen sin democracia sindical


El PAN y el PRD fracasaron en su intento por reintegrar el tema de la democracia sindical al dictamen de reforma laboral. Primero lo hicieron en la Comisión de Trabajo y después en el pleno.


El punto estaba incluido en la iniciativa que el presidente Felipe Calderón, militante del PAN, presentó al Congreso el 1 de septiembre y planteaba obligar a los sindicatos a elegir a sus dirigentes mediante el voto libre, directo y secreto de sus agremiados.


La iniciativa del PRD tenía ese mismo apartado, que fue retirado del predictamen por la presidencia de la Comisión de Trabajo, a cargo del priista Carlos Aceves del Olmo.


En el PRI militan varios líderes sindicales, entre ellos el propio Aceves y Ricardo Aldana, tesorero del sindicato petrolero, que se opusieron a la medida porque afirman que afecta la autonomía sindical.


Por la mañana, en la última sesión de la comisión, el PAN y el PRD argumentaron a favor de reintegrar el tema al documento, pero perdieron en su intento en una votación dividida: 16 contra 14.


Adolfo Orive, diputado del PT, aliado tradicional del perredismo, apoyó al PRI en este tema, lo que generó molestia en el PAN.


“El voto libre y secreto protege a los trabajadores, nomás no entiendo, que me digan esa explicación”, dijo a medios el panista Carlos Angulo al término de la sesión.


“La democracia sindical es uno de los temas que están pendientes en México”, agregó.


Orive, dirigente obrero entre 1970 y 1990, justificó su decisión bajo el argumento de que la propuesta del PAN es “liberal” y contraria a las organizaciones gremiales porque abriría la posibilidad de que los patrones compraran los votos de los trabajadores.


“Yo no voy a votar por el Partido Acción Nacional. (…) Ahorita la medida que propone el PAN, y que algunos perredistas pensaron que era progresista, desde mi punto de vista es una medida liberal”, dijo Orive a periodistas.


“Lo que se requiere no es una ley que nos dé el voto directo y secreto, lo que necesitamos es trabajar con la conciencia de los trabajadores, ayudar, los que decimos que somos de izquierda, para que efectivamente puedan democratizar sus sindicatos”, añadió.


Los diputados del PAN habían advertido que insistirán en el tema y aseguraron que lo retomarían en la discusión en el pleno. En tanto, Orive dijo que votó sobre el asunto a título personal y el resto de la bancada del PT —conformada por 15 legisladores— podría votar de forma distinta.


La democracia sindical fue el último asunto polémico de la reforma laboral discutido en comisiones. El dictamen se aprobó en conjunto y con artículos reservados por 22 votos a favor y ocho en contra.


El PRI, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), el Partido Nueva Alianza (Panal) y el PAN apoyaron el documento, aunque los panistas anunciaron que presentarían varias reservas. Los tres partidos de izquierda votaron en contra porque consideran que la reforma laboral es lesiva de los derechos de los trabajadores.