Cotorreando 16/09/2012

OBRA DE LA CALLE SAN LUIS, UNA BURLA PARA LA CIUDADANIA
septiembre 17, 2012
ENCABEZÓ ISSSTEZAC HOMENAJE AL BATALLÓN DE SAN PATRICIO
septiembre 18, 2012

Un empresario va a consultar un abogado
– Me lo han recomendado a usted en forma muy especial, necesito que me haga desaparecer un expediente , según el cual llevo todas las de perder
– No digamos hacer desaparecer , digamos traspapelar …
– Ok ¿lo puede usted hacer traspapelar?
– Veamos¿ de que se trata su caso?
– Se me traspapelaron siete containers llenos de computadoras

De empleado a empleado:

– ¿Supiste que falleció el jefe?
– Sí, pero quisiera saber quién fue el que falleció con él.
– ¿Por qué lo dices?
– ¿No leíste la esquela que puso la empresa?
– Decía: …¡ y con él se fue un gran trabajador…!

Una vez Caperucita Roja fue a visitar a su abuelita sin saber que a su abuelita se la había comido el lobo, entra a la casa y dice:
Abuelita, que ojos tan grandes tu tienes.
Y la abuelita dice:
Es para verte mejor.
Nuevamente, Caperucita mira a su abuelita y dice:
Abuelita, que orejas tan grandes tu tienes.
Y la abuelita dice:
Es para escucharte mejor.
Caperucita vuelve a insistir:
Abuelita, que nariz tan grande tu tienes.
Y la abuelita le dice:
Es para olerte mejor.
Abuelita que boca tan grande tu tienes.
Y la abuelita contesta ya cansada de sus preguntas:
¿A que viniste, a visitarme o a criticarme?

Se encuentran dos amigos y dice uno:
No sé qué hacer con mi bisabuelo, se come las uñas todo el tiempo.
Al mío le pasa igual, y le quite la maña en un momento.
¿Cómo? ¿Le amarraste las manos?
No, le escondí los dientes

El jefe, enfadado le dice a la secretaria:
– ¿Es que no oye el teléfono señorita? ¿Por qué no contesta?.
– ¿Para qué, si todas las llamadas son para usted?.

Era un americano, un hindú, y un mexicano, acababan de morir y el diablo los recibe en el infierno, el diablo les dice:
Les voy a dar una oportunidad de ir al cielo, les voy a dar un latigazo en la espalda, se pueden poner lo que quieran en ella pero no pueden quejarse, si no se quejan se irán al cielo.
Así que el americano dice:
Yo primero.
Se pone una loza de piedra en la espalda, el diablo le da el latigazo y el americano no se queja así que rápidamente se va al cielo.
Ahora le toca el turno al hindú y se arrodilla. El diablo le dice:
¿No te vas a poner nada en la espalda?
Y el hindú le responde:
No, la meditación me ayudará a no sentir dolor.
El diablo le da el latigazo y el hindú ni se inmuta. El diablo le dice:
Puedes irte al cielo.
Ahora es el turno del mexicano, este se arrodilla para recibir el latigazo, pero no se pone nada en la espalda y el diablo le dice:
¿También tú vencerás el dolor con la meditación?
Y el mexicano responde:
¿Me puedo poner cualquier cosa en la espalda?
Y el diablo le dice que sí, lo que sea.
A lo que mexicano dice:
¡A ver tú, hindú ven acá!