Mató a dos niños y los vecinos “Lo ajusticiaron”

ENTREGA GODEZAC ACCIONES DE VIVIENDA EN TEPETONGO
septiembre 16, 2012
Cotorreando 09/09/12
septiembre 16, 2012

Guatemala.- Dos niños, de 8 y 13 años de edad, fueron asesinados ayer en el interior  de una escuela pública al norte de Guatemala, por un hombre que fue sometido por los vecinos y luego fue linchado.


“Los niños murieron degollados, mientras que el supuesto agresor falleció linchado tras ser golpeado por la turba y quemado vivo”, dijo Sergio Vásquez, portavoz de los Bomberos Voluntarios.


Los niños asesinados fueron identificados como Evelyn Yanisa Saquij Bin, de 8 años de edad, y Juan Armando Coy Cal, de 13 años de edad, estudiantes de primero y tercer grado de primaria, respectivamente.


Según testigos, el agresor, identificado como Julio Saquil, de 35 años, ingresó a la escuela y sin mediar palabra alguna, entro al aula de tercer grado y ataco con un machete al niño de 13 años, decapitándolo.


Acto seguido ingresó al aula de primer grado, al verlo con el machete en mano, algunos niños lograron salir del salón de clases, cuando atacó con el machete a la niña de 8 años, dejándola con una herida también en el cuello.


Una tercera estudiante que también iba a ser atacada, salvó la vida al esconderse debajo de un escritorio. Sin embargo, presa de terror observó como moría su compañera.


Al escuchar los gritos de los niños alertando a los maestros y vecinos de lo que sucedía, corrieron al salón y sometieron al presunto agresor para después lincharlo.


Cuando llegaron los bomberos, entraron a los salones de clase y encontraron a los niños ya sin vida, mientras veían como los vecinos ataban al asesino que todavía estaba vivo.


“Saquil fue encontrado dentro de una de las aulas, donde fue golpeado y después quemado por la turba”, precisó el portavoz de los bomberos.


Palos, machetes y piedras fue lo que usaron para castigar al homicida, momentos despues alguien llego con un recipiente de gasolina, sacaron del aula al hombre, le rociaron la gasolina y lo quemaron vivo.


Saquil fue reconocido como vecino de la comunidad pero las autoridades desconocen aún las razones que lo habrían llevado a cometer el doble crimen.


“Creo que era marero y que ya había estado en la cárcel”, dijo a una radio local el padre de una de las víctimas, al asegurar que Saquil residía “en la misma colonia que nosotros”, y nunca fueron amenazados por él.


“Yo estaba en el trabajo, me llamaron para avisarme que mi hijo estaba muerto, que un asesino entró al aula, no sé por qué sucedió todo”, finalizó