Cotorreando 26/08/12

Escultura Ecuestre de Don Antonio Aguilar
septiembre 2, 2012
Rumores 26/08/12
septiembre 2, 2012

¿Cómo matarías a tres elefantes sin violencia?
1. A uno le pones un calzón rosa, y se muere de vergüenza.
2. Y los otros 2 se mueren de risa.

Dos borrachos le preguntan al barman dónde queda el baño, el barman le dice:
Por el pasillo doblan a mano derecha, bajan dos escalones y ahí están los baños.
Hip, okay gracias.
Cuando van por el pasillo uno le dice al otro:
Oye, ¿Era pa’ la derecha o pa’ la izquierda?
El barman dijo pa’ la izquierda.
Pero para el lado izquierdo estaban reparando un elevador y se caen por el roto y se dan tremendo cantazo y uno se levanta bien adolorido y le dice al otro:
Yo no sé tu, pero yo me voy a orinar aquí, yo no voy a bajar el otro escalón.

Le dice la profesora a Jaimito:
Jaimito, dime todas las formas verbales del verbo nadar.
Y Jaimito dice gritando:
YO NADO, TÚ NADAS…
Y la profesora le dice:
Más bajito, Jaimito.
Y Jaimito dice:
Yo buceo, tú buceas…

Un tipo que iba todos los días a un bar, siempre pedía tres cervezas.
¡Deme tres cervezas!
Al día siguiente la misma cosa:
¡Tres cervezas, por favor!
Como el camarero estaba algo extrañado le pregunta:
Oye, ¿por qué siempre que vienes pides tres cervezas y te las bebes del tirón?
y el tío le responde:
Es que yo tengo dos hermanos, uno en Suecia y otro en París, y como siempre bebíamos juntos, pues yo bebo por ellos.
Dice el camarero:
Ah, bien, bien…
Al día siguiente el tío llega al bar y dice:
¡Dos cervezas!
El camarero extrañado le pregunta:
Y eso, ¿es que se ha muerto un hermano o que?
Y dice el tipo:
¡No, es que yo he dejado la bebida!

Le pregunta la profesora a Jaimito:
A ver Jaimito, ¿Qué es un caníbal?
No sé profesora.
A ver, ¿Si te comes a tus padres que eres?
Huérfano, maestra, huérfano.

Eyaculador precoz busca mujer para… bueno, ya da igual…

Era una vez dos borrachos que se acuestan a dormir en una litera, y el borracho que está en la parte de arriba de la litera antes de dormirse comienza a rezar:
Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, la Virgen María, y el Espíritu Santo. En eso se cae la litera y el borracho que está en la parte de abajo dice:
¿Vistes? ¡Eso pasa por estar durmiendo con tanta gente!

Jaimito estaba en el salón de clase con sus compañeros, como la profesora no llegaba, todos los alumnos comenzaron a hacer alboroto.
Cuando llegó la profesora vio el desorden que había y comenzó a interrogar a los niños.
– Juanita, ¿Qué haz hecho tú?.
– Yo dibujé en la pizarra.
– Pedrito, y tú, ¿Qué hiciste?.
– Yo tiré mi pupitre contra el suelo.
– Jaimito, y tú, ¿Qué hiciste?.
– Yo tiré serpentina por la ventana.
– Caramba, aprendan de Jaimito que no es un malcriado como ustedes.
Pero al pasar unos minutos, tocan la puerta de la clase y entra una niña toda golpeada, la profesora le pregunta:
– ¿Quién eres?.
– Yo me llamo Serpentina.

Erase una vez que Pepito se puso a vender huevos dentro de una iglesia:
¡Huevos, huevos, a 10 pesos cada uno!
Y el padre muy molesto grita:
¡Saquen a ese niño de los huevos!
Y Pepito asustado le dice:
¡Padre, mejor de la orejita!
Una pareja de esposos discutía, y el marido dice:
– ¡Es que tu mamá tiene la culpa de todo!.
La esposa responde:
– Sí, ya sé que tu no quieres a mi mamá.
– ¿Quién dice que no quiero a tu madre?, si yo la quiero igual que a la cerveza.
La esposa, conocedora de la pasión de su cónyuge por la cerveza, le dice con tono de interrogación:
– ¿Tu quieres a mi mamá igual que a la cerveza?.
– Sí, quiero a tu madre como a la cerveza, porque la quiero fría, con la boca abierta y echando espuma.