Cotorreando 01/07/2012

Cotorreando 17/06/2012
agosto 29, 2012
La voz de los sin voz
agosto 29, 2012

Un cuchillo vestido de militar, una cuchara vestida de militar y un tenedor vestido de militar.
¿Cómo se llama la obra?
Servicio militar.

¡Oiga mozo! Me parece que este pollo está crudo.
¿Por qué dice eso, señor?
Porque se está comiendo mi pan.

Un turista mira abajo, desde la torre, y le pregunta al guía:
¿Se tiran a menudo de aquí los desesperados?
No, señor, le contesta, con una sola vez les alcanza.

Primer acto: Una taza de té, con té, en una isla desierta.
Segundo acto: Una taza de té, con té, en una isla desierta.
Tercer acto: Una taza de té, con té, en una isla desierta.
¿Cómo se llama la película?
La isla del té solo.
Para llegar a la cima, deben subir con esfuerzo, y esfuerzo subió acompañado con todos los del grupo.
Iba un inspector caminando por los pasillos de un manicomio, acompañado del director, haciendo la inspección de rutina, cuando por la parte de atrás pasa un interno corriendo a toda prisa, haciendo el ruido de una motocicleta.
El inspector le dice al director:
¿Sería usted tan amable de decirle a ese interno, que no haga eso?
¿Por qué? Le interroga el director, ¿acaso le molesta el ruido?
¡No, me molesta el humo!
Sube el telón y aparece un hipopótamo pequeño, baja el telón, vuelve y sube y aparece un hipopótamo mediano, baja el telón, vuelve y sube y aparece un hipopótamo grande, ¿cómo se llama la obra?
HIPOCRECIA.

Un señor en el restaurante.
¡Mesero, mesero!, yo le pedí un pollo y usted lo que me trajo fue una gallina.
¿Por qué dice que es una gallina?, pregunta el mesero.
Por los dientes.
A lo cual el mesero replica:
¡Pero las gallinas no tienen dientes!
A lo que el cliente responde:
Las gallinas no tienen dientes, pero yo sí.

Se encuentran dos amigos y uno le dice al otro:
¿Qué te pasa José que se te ve muy triste?
Ya ves, que se me ha muerto la suegra, y tú sabes lo que yo la quería.
¿Y cómo es que se te ha muerto?

Pues estaba tranquilamente cortando rosas y se dio un pequeño corte en el dedo, y empezó a sangrar y sangrar y sangrar y vamos yo la rematé, sino sigue sufriendo la pobre.

Había una mujer tan fea, que cuando la llevaron a la casa de los espantos, regresó con una solicitud de empleo.

Había una mujer tan estúpida, que miraba “Los 3 chiflados” y tomaba notas.

Había una mujer tan vieja, que tiene jeroglíficos en su permiso de conducir.

Había una mujer tan fea, que cuando se despertaba, el sol se escondía.

Había una mujer tan fea, que cuando nació, su madre dijo “¡Qué tesoro!” Y su padre dijo, “Tienes razón, ¡hay que enterrarla!”

¿En qué se parecen una naranja a un limón?
En que con ninguno de los dos se hace refresco de papaya.

Un estudiante en la primaria le pregunta a su maestro:
¿Por qué usted no tiene pelo en la cabeza?
Y el maestro le dice:
Lo que pasa es que yo, no tengo un pelo de tonto.

Doctor, doctor, ¿Cómo se encuentra mi hijo?
¿El que se tragó una moneda de cincuenta pesetas?
Pues sigue sin cambio.
Un hombre va a la consulta del médico y le dice:
Doctor, me he caído y me duelen mucho las piernas.
El doctor después de examinarlo le dice:
No se preocupe, no es nada, dentro de unos días ya estará usted trabajando.
Caramba doctor, que maravilla, además de curarme, ¿Me dará trabajo?

Una mujer estaba en un juicio cuando el fiscal le pregunta:
¿Después de haber envenenado a su esposo, no le dio remordimiento?
Sí, cuando me pidió otro plato de guiso.

Una vez una monja se dirige a una cárcel y ve a un preso sentado en el patio de descanso, y le dice:
Hijo mío, ¿por qué estas aquí?
Y el preso le contesta:
Ay madre, porque no me dejan salir

¿Qué le dice un hombre a otro hombre?
Nada porque las bestias no hablan.

Llega un hombre donde su compadre y le dice:
Mire compadre, ve este rasguño que tengo aquí, me lo hizo un tigre, ve este moretón que tengo aquí, me lo hizo un caballo, ve esta rosada que tengo aquí, me la hizo una jirafa.
Oiga compadre, ¿pues se metió a la selva solo?
No compadre, lo que pasa es que me subí bien borracho al carrusel.

¿En qué se parece una suegra, a una mañana de niebla?
Que en cuanto se va, queda una tarde estupenda.

Un hombre va a la consulta del médico y le dice:
Doctor, me he caído y me duelen mucho las piernas.
El doctor después de examinarlo le dice:
No se preocupe, no es nada, dentro de unos días ya estará usted trabajando.
Caramba doctor, que maravilla, además de curarme, ¿Me dará trabajo?

Era un hombre tan viejo, pero tan viejo que vio el arcoiris en blanco y negro.

Había una vez un pollito llamado Pio mirando una asadera llena de pollos.
Tiempo después llega otro pollito y le pregunta a Pio:
Pio, ¿qué estás mirando?
Nada, dice Pio.
Entonces, ¿qué estas haciendo le pregunta el pollito?
A lo que Pio responde:
Estoy esperando a que mi mamá se baje del carrusel.

Estaban dos gallegos platicando y uno le dice al otro:
Oye Venancio, ¿por qué estabas ayer tan triste y hoy estas tan feliz?
Y le contesta:
Porque ayer me llegó una carta diciendo que mi mamá estaba muerta, pero de buenas se equivocaron, no era para mí sino que era para mi hermano.