EN LAS ONDAS DE SU CUERPO MORAN

MI PROYECTO ES INCLUYENTE Y TODOS LOS TALENTOS SON BIENVENIDOS: ALEJANDRO TELLO
febrero 24, 2016
ESPACIO TÉCNICA 69 06/03/2016
marzo 9, 2016

 

El viento que siempre nos cobija, conoce de nosotros las historias que guarda entre sus vertiginosas ondas, lleva por siempre de todos los secretos, los que  jamás serán divulgados ni a charlatanes o indiscretos porque como nadie conoce su lenguaje no podrá nunca nadie con él comunicarse; pero es a veces pendenciero porque nos arrebata las cosas de las manos, semeja que practica un juego de villanos en que con su arrebatado impulso nos vuela las cosas tan ufano que nos quedamos en ocasiones enojados debido a que en sus locos arrebatos, nos hace que nos llenemos de ira en esos pequeños ratos. Este incansable viajero que muchas ocasiones parece un gran coloso lleno de ira que quisiera destruir todo lo que a su paso se encuentra, luego se torna en un apacible céfiro que en épocas de estío nos refresca con su brisa tan suave con la cual nos deleita porque lo sentimos en nuestra piel como algo tan acariciante que nos hace sentir una placidez tan hermosa que cuando nos alborota nuestra cabellera, sentimos como que nos está diciendo que esta jugueteando porque con ese aroma de frescura nos hace sentir como que nos transportamos a otras dimensiones y nos alejamos de la realidad para montarnos en sus lomos y recorrer con nuestra fantasía los más bellos rincones de nuestro maravilloso planeta. Cómo quisiera ser como el viento y poder visitar los lugares más increíbles de este colosal planeta para deleitarme con los parajes más asombrosos que guarda este suelo bendito y realizar los viajes más inverosímiles en los cuales disfrutar de todas esa riquezas que encierran las cumbres más altas, las simas más profundas, los bosques y las selvas exuberantes, los ríos caudalosos y los arroyos cristalinos, las cañadas profundas o la colosal riqueza de los mares con su gran gama de colores y las especies más raras para llenar mi mente con todo ello, luego poder describir en historietas para niños toda esas grandiosas maravillas. Viento que todo lo conoces y que para ti nada es prohibido, que dicha escuchar el canto del alma o distinguir el color de un suspiro cuando se lanza por un amor prohibido. Seguimos disfrutando del contenido del libro “Tierra Zacatecana”, publicado en 1999 enmarcado en la colección Escritores Jerezanos, que disfruten este lindo poema. Feliz día para el ser más bello que es la mujer. Nos leemos la próxima.   

EL VIENTO

El viento en sus fuentes atesora
secretos de todos los mortales,
en las ondas de su cuerpo moran,
historias que narran los anales
del ser humano,  gestor de males.

El viento sí todo lo conoce,
para él ninguna puerta es vedada,
desde aquel pequeño y sutil roce
hasta la más fuerte marejada,
la vida y límites de la nada.

El viento registra las tristezas,
también la efusiva algarabía,
los amorosos guiños y ternezas,
palabra sincera en que confía…
así como el engaño y la porfía.

El viento no peca de indiscreto,
ni revela ajenas confidencias
y por siempre guarda tu secreto,
conoce el color de las conciencias
sin importar el tipo de creencias.

El viento nos cobija en su aroma
excitando siempre los sentidos,
de nuestra piel la fragancia toma
y del corazón roba latidos…
curando de amores los olvidos.

El viento ya sabe de las iras
por frustradas pasiones voluptuosas,
que alimentan las gigantes piras
de esas actitudes veleidosas,
dándonos las sendas más tortuosas.

El viento distingue los amores
engendrados por la diáfana alma,
que jamás son fruto de dolores
porque dan al ser amado calma,
ya que así logran… inmortal palma.

El viento vigila soledades
del hombre cautivo entre las penas,
estigmas que dejan liviandades

que encienden la sangre de las venas,
dejando en dolor… esferas llenas.

El viento que nada se le escapa,
sabe de la fuerza de tu aliento,
entre sus brazos siempre te atrapa
porque ni escondido pensamiento,
se libra de ley de este sargento.

¡Oh! Viento que recorres el mundo,
envidio tu oficio de viajero,
aunque a veces tu gesto furibundo
nos retrata al hombre pendenciero,
cuya meta es… violencia primero.

Por ello mi deseo sí anhelado,
llegado el momento de la muerte,
del aire con fuerza ruego al hado
que me dé como grandiosa suerte,
tus glorias excelsas… conocerte.

                       Jaime García García.