DE BOCA EN BOCA Y DE MANO EN MANO 19/05/2013

SE SUMA EL DIPUTADO RAMIRO ROSALES ACEVEDO AL PROYECTO DEL PRI EN JEREZ
mayo 21, 2013
LOS MISTERIOSOS CONFINES
mayo 21, 2013

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,”sans-serif”; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-fareast-language:EN-US;}

VIUDAS 5 de Mayo 2013.

 

ANALOGÍAS Y PARAMOS DE LUZ

Estamos a 5, de mayo y un día como éste; los mexicanos: criollos, mestizos y autóctonos, dieron una lección militar a los invencibles ejércitos franceses de Napoleón III. Amigos, signatarios y adictos al opúsculo de Viudas. Gracias por recibirlo en sus manos y hacer la transmisión de su contenido de boca en boca. Esto, viene a ser sin temor a dudas, la mejor comunicación, con apasionamiento y con sentido.

Se ha tratado de recoger en estos opúsculos lo que hacen los perfumes al olfato; las joyas a la vista; la comida al gusto; la letrilla al oído; y el formato al tacto. Aquí, se ha venido jugando con la estimulación de los sentidos, otorgando equilibrio a lo voluptuoso y dignidad a lo que en otras latitudes podría ser, simplemente cursi o chocante.

Vamos a decir esta verdad, verdad que ha sido sacada de todos los hombres que han escrito. Los hombres que han escrito y que han sido leídos, no han muerto; los que han escrito y no han sido leídos, cualquier día podrán resucitar, en lo que escribieron está cifrada la esperanza de su resurrección: ¡cualquier día…!

Ahora voy a decir de la comuna de Viudas. Las Viudas, no tendrán la necesidad de resucitar: son eternas: como lo es Roma. ¡Viudas siempre habrá! En Viudas, los que se mueren son los hombres.

Ahora diremos de la comuna de La Realidad. En la realidad, la realidad que duele: aquí se mueren por montones a diario; se mueren ignorantes e ignorados. Los ignorantes nunca van a resucitar, los ignorados ilustrados: algún día, alguien los va a resucitar.

Conculcación: ¡póngase a escribir, si no quiere morir! Quebrante la norma de morir. Póngase a comunicar lo que sabe por escrito. No es necesario escribir tanto. Con una sentencia usted se puede inmortalizar. Mi tío, Don Cacahuate, se inmortalizó de ésta manera: “¡que me entierren, parado o acostado, voy a resucitar!” Con cuanta facilidad se perpetúo mi tío. ¡Claro! Sin no lo dice mi tío Cacahuate que es oblongo y cacarizo, ¿quién lo habría dicho…?

Otro tío mío, Don Gavilán, también dijo para inmortalizarse: “gavilán muerto; no vuela, no echa pluma, no agarra, no picotea”

También mi tío Don Gallo Pitagórico se consagró inmortal de esta manera, cantando en su serrallo. Así sentenció a sus gallinas y pollos: “agua de albañal, no es agua limpia, ¡mi estirpe, de esa agua no bebe!, dejádsela a los puercos: beberán de ella y harán con ella, cochinadas”.

En una comuna como Viudas, los tíos brotan por todos lados; las familias son grandes y siempre sobra que decir: sus conversaciones son apetitosas como el mole, el puchero, la gallina, el cabrito que preparan las mujeronas de aquí: sabe a capritus.

Decimos que sus conversaciones son exquisitas y talentosas como ésta; para estos tiempos de elecciones en la Comuna:

Estamos buscando,-tío Trino- uno que haga punta para que sea el jefe del ayuntamiento municipal o el representante de este municipio, o en el distrito electoral; para el Congreso del Estado. ¡Éntrele usted por delante tío Trino, haga por su pueblo lo que hace por usted! Acepte una de las dos propuestas; para el ayuntamiento o para el congreso. ¡Usted sería el mejor para nosotros!

No hijo, la vida me ha enseñado y he aprendido en cabeza ajena. ¡Oye bien lo que te voy a contar! El trabajo mío: es mío, y siempre me sale bien; el ajeno: ¡nunca! El trabajo público es para los sofistas y cínicos. Ellos, no se mantienen solos: la Comuna los mantiene. Ellos, se autonombran redentores de la comuna. ¿Como conocerlos…? De esta manera: no trabajan para ellos, pero sí, quieren trabajar para otros, diciéndose: “¡servidores públicos!” Ellos, no tienen el orgullo que yo tengo por mi trabajo. A ellos, no les da vergüenza hacer el trabajo mal: no es de ellos. Por eso aceptan el nominativo de “¡servidor publico!” Allí, medran. Brillan mientras representan a la comuna. Después, apestan: a pato, a pantano y a zahúrda. Ni el bien intencionado y bien aleccionado Sancho, salió bien librado de su anhelada Ínsula Barataria: entró, desnudo y limpio; y salió: desnudo, con bermellones, cardenales y brumadas las costillas. “¡Me quedo con esa lección…!” Más sabroso me sabe mi pan, que el ajeno. Sabido es que, lo que se mendiga, causa fatiga. ¡Digo nones, a esto que ustedes dicen pares! Más útil me resulta andar entre la cebada y el heno…, que brizar… a mesnadas en la comuna.

¡Ándele Don Trino, haga punta! ¡No me tome por necio!

No Androide, no. Tengo por mío esto que dice: “a palabras de necio, oidos de sordo” Yo vengo de esa familia de testarudos que cuando dicen nones, son nones. No soy de esos ilusionistas que le ven tres patas a los gallos, siete vidas a los gatos; cinco puntas al bisonte, y dos alas al caballo. No, Androide, no.

Notas de la Comuna de Viudas y de su conurbana La Realidad.

Cuánta modernidad se está haciendo y viendo en Viudas. Veamos:

Para prevenir ahogamientos, se han tapado con cemento, cal y canto, los ríos. Y se ponen a buscar en redondo a la Secretaria del Medio Ambiente, solamente para avisarle, que han tapado al río, sin avisarle.

Se han quitado de los camellones y jardineras, las contadas flores y las plantas endémicas, para poner pasto y plantas sintéticas. Con este acontecer del progreso, se ahorra: agua, jardineros, y regadores. Y los socarrones aducen que la flora y la fauna de estas amancebadas praderas, no son como las de Versalles, por eso las quitan.

Se ha acumulado basura industrial y doméstica en las alcantarillas, valles, cerros, pasadizos y mini contenedores. Este proceder hace que a leguas se noten tres cosas: el gran consumo, la falta de limpieza, y la gran huevonada de su ¡Señoría!: “La Gentileza”.

Hay tanta armonía en la flojera: que los cerros y la ciudad, están erizados de sucios papeles. ¡Cuánta armonía, cuánta…! Que papelazo de La Gentileza, su “¡Señoría!”

¿Una canción para esta situación?

¡Venga la Musa y la música!

¡Ay!, mamá: tú y papá, cuánta razón tenían;

Para avisparme de lo que me pasaría

Que al ayuntarme, hijos pariría;

-dice bien el refrán:-

“El qué, con niños se duerme:

Orinado amanece”, (un día, y sucio otro)

-¡Cuánta sabiduría!-

¡Ay!, mamá, en la casa que era mía.

¡Ay!, mamá, ahora aprecio:

La mucha luz que vos me dieron;

Para no trocar una cosa por otra, (bien por mal)

Al recomenzar, cada juventud, su encantada vida.

¡Ay!, mamá, ¿por qué será?,

Que todos los vicios tienen,

Un no se qué, de deleite socarrón.

¡Por esa misma razón!, los traen al estricote, aquí…

Allá… por sus licenciosas, licencias… en Ve-ra-cruz…

En So-na-ho-rita… y O-bha-mi-ta

Y que se enoje su majestad, si en estos versos

No está… otros versos habrá,

Para estar en estos libros.