La Cueva del Lobo

COTORREANDO 10/02/2013
febrero 20, 2013
Alazanes, bayos y tordillos 10/02/2013
febrero 20, 2013

Por: Marco Casillas

•    EN LA RECIENTE DECADA, CRECIMIENTO ALARMANTE DEL
SUICIDIO INFANTIL EN MÉXICO

La pequeña Karina lo hizo colgándose hasta morir en Zacatecas. Otros lo hacen mediante métodos distintos. El común denominador es que todos son niños o niñas, de los siete a los quince años, que deciden quitarse la vida. La omisión institucional, la indiferencia social y la ausencia total de cariño, atención y cuidados, alimentan el suicidio en la población infantil de México.
Estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que, en México, los adolescentes representan el grupo de edad más vulnerable para el suicidio. Las causas: problemas familiares y escolares, depresión, ansiedad, daño neurológico en etapas tempranas, así como el consumo de sustancias adictivas. Durante la última década, las defunciones por suicidio en la población mexicana entre los 5 y 14 años de edad se incrementaron 42%: de 105 casos en el año 2000 a 150 casos en 2010.
Así lo informó Luis Méndez Cárdenas, gerente de investigación clínica en Neurociencias de Eli Lilly México, durante la presentación del Neurocongress 2012. Y agregó: “La situación se vuelve aún más preocupante si nos vamos un poco más atrás en el tiempo y evaluamos las cifras que el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática manejaba para la década de los noventa, cuando el número de suicidios infantiles no rebasaba los 50 casos anuales”.
POSIBLES CAUSAS
La situación, señala puede ser resultado de un incremento en la prevalencia de trastornos como la depresión infantil la cual, según estudios realizados en hospitales del sistema Desarrollo Integral de la Familia (DIF), está presente en alrededor del 34% de la población menor a 15 años.
“Se presume incluso dentro de la psiquiatría internacional que en 90% de los casos de suicidios en general existe algún indicio de trastorno psiquiátrico que pudo haber sido diagnosticado más tempranamente y tratado con oportunidad”, abundó el especialista.
El doctor Alexis Lorenzo Ruiz, jefe de Servicios de Psicología del Hospital Pediátrico de Tarará Cuba, asegura que la creciente ola de suicidio infantil y juvenil que se presenta actualmente en México se debe al aumento acelerado de la cultura del individualismo y egoísmo, mismo que incurre en una negativa hacia la vida y en conflictos intrapersonales.
Se sabe también que 80% de los menores que intentan o logran suicidarse lo anuncian verbalmente o por escrito días o meses antes, razón por la cual el adulto debe prestar atención.
ENTRE ABUSO Y DEPRESIÓN
Según las estadísticas, el suicidio, o al menos el intento de suicidio, viene directamente ligado a una depresión infantil prolongada, aunque no es fácil de identificar debido a que un niño no ha desarrollado aun los mecanismos para lidiar con la frustración y la impotencia.
En muchas ocasiones el intento de suicidio puede venir después de un regaño severo o un castigo fuerte, como una respuesta cargada de angustia y desesperación.
La experiencia ha enseñado también que el ambiente familiar resulta decisivo en la formación de pensamientos e ideas suicidas, y en que se lleven a cabo aunque sea como un mero intento que no se concrete.
El ambiente familiar agresivo, presencia de alcoholismo o drogadicción, pueden ser factores que predisponen al desarrollo de ideas suicidas.
Abuso sexual
Un factor verdaderamente grave que predispone a desarrollar ideas suicidas es el haber sufrido abuso sexual y/o maltrato infantil. Se sabe que niños con historia de abuso sexual son tres veces mas vulnerables a volverse depresivos profundos y llegar al suicidio.
¿Un niño quiere terminar con su vida?
Algunos síntomas que pueden anunciar idea de suicidio son:
– Aislamiento
– Hablar frecuentemente acerca de la muerte
– Comentarios como “si yo no estuviera”, “si yo no hubiera nacido”, “quiero morir”, etc.
– Problemas frecuentes en la escuela
– Agresividad sin motivo aparente
– Malestar físico
– Regalar sus cosas sin motivo aparente
– Descuido personal en su aseo y su apariencia
Un niño que piensa en suicidarse no desea terminar con su vida, la mayoría de las veces quieren terminar con sensaciones graves e intensas de dolor, tristeza, angustia o ira. Un niño dependiendo de su madurez y formación no entiende que la muerte es un proceso irreversible.
CASOS EN DURANGO
Durango no escapa a esta realidad. El 22 de enero pasado, Carlos, de 12 años, se ahorcó porque su madre lo regañó. Otro, Carlos, de 16 años, se dio un tiro en la cabeza por problemas sentimentales. El 30 de abril, Violeta, de la misma edad, también se disparó en la sien víctima de una depresión por motivos sentimentales.
Historias…
Después de un largo día de trabajo, Eduviges, de 30 años de edad, abrió la puerta de su vivienda y lo primero que vio fue el cuerpo de su hijo Andrés balanceándose de un perchero. De inmediato pidió auxilio; pronto llegaron paramédicos al lugar y actuaron, pero el cuerpo no respondió.
Andrés, de ocho años, decidió ahorcarse, cansado de las repetidas violaciones de que era objeto, presuntamente, por su hermanastro.
La madre desconocía las agresiones. No se había percatado de que algo le sucedía a su hijo, según declaró a la autoridad; el menor nunca hizo comentario alguno de haber sido atacado. Eduviges explicó declaró ante las autoridades que su hijo era un niño hiperactivo y que con anterioridad había tratado de suicidarse con un cable de luz.
El peritaje químico de exudado anal concluyó que el niño fue violado en repetidas ocasiones. Hasta entonces Eduviges admitió que el menor dormía con su hermanastro y que periódicamente visitaba a un psicólogo, pero aseguró desconocer el ataque sexual.
Pedro Sánchez Campos, especialista del Hospital Psiquiátrico de Durango, explica que la creciente incorporación de las mujeres al trabajo y su consiguiente ausencia en el hogar tiene un impacto en la supervisión de los menores que al verse disminuida se traduce en problemas de comportamiento. Datos del psiquiatra, especialista en conducta infantil y del adolescente, revelan que de 900 expedientes, el 30 por ciento de los pacientes registra tendencia suicida.
De acuerdo con una investigación realizada por Sánchez, de cinco mil 400 niños, hasta el 13 por ciento es víctima de maltrato infantil. El 20 por ciento de esta muestra refiere abuso sexual, del cual el 70 por ciento de los casos es perpetrada por gente conocida por la víctima como padres, tíos, primos, hermanos, etcétera. De las víctimas, el 60 por ciento son niñas y el 40 por ciento niños.
Información nacional señala que el 80 por ciento de los menores padece depresión, de los cuales el 30 por ciento son potenciales suicidas. El suicidio infantil sigue creciendo en México… Autoridades, sociedad, escuelas, medios, iglesias, tod@s tenemos la palabra…
Comentarios: webmaster@cuevalobo.com