Iconografía de la Inmaculada Concepción.

El Portal Inguanzo de Jerez.
diciembre 31, 2012
Convenio con COPROVI
diciembre 31, 2012

Por   Bernardo del Hoyo Calzada.

El 5 de febrero de 1857 se publicó en el periódico “La Cruz” de la ciudad de México, tomo IV, Num. 7, por Andrade y Escalante, calle de Cadena # 13, un pequeño artículo titulado “El Misterio de la Inmaculada Concepción”,  y trascribo textualmente lo publicado, con motivo de que el día 8 de diciembre, día en que la iglesia celebra a la Inmaculada Concepción. Y aquí en la diócesis de Zacatecas celebramos en varias parroquias como la de la Inmaculada de Jerez, la Inmaculada de Valparaíso, la parroquia de Concepción del Oro, Zac, la parroquia de la Inmaculada de Santo Domingo de Zacatecas, y en varios lugares mas de la diócesis, así como en  la Capilla de Nápoles cuyo piso se está restaurando, y especialmente el Seminario Conciliar de la Purísima, de Guadalupe, Zac. Y dicho articulo dice así: “Según dice un periódico belga, varios obispos de aquella nación han encontrado grandes dificultades en cuanto al modo de representar, por medio de la pintura, el Misterio de la Inmaculada Concepción. El cardenal Sterck, arzobispo de Malinas, ha publicado una disertación sobre este asunto, y el obispo de Brujas ha dado a luz una Iconografía de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen Maria, ò de la mejor manera de representar este Misterio.
“La Virgen Maria, dice el R. obispo de Brujas, debe de ser representada en pié, vestida de sol, en actitud tranquila y modesta, en un fondo luminoso, tocando con sus pies la luna y el globo terrestre, y la serpiente infernal, cuya cabeza debe estar aplastada.
“Ha de aparecer la Virgen en la edad de la adolescencia, con todos los rasgos de la  hermosura, del candor, de la modestia y de la inocencia: su estatura debe ser la ordinaria, su figura en todo dulce y amable, sus ojos bajados con modestia, o mas bien, vueltos al cielo con dulzura; las manos en actitud suplicante, o cruzadas sobre el pecho o juntas y elevadas hacia el cielo, sin tener nada absolutamente en ellas; el pié derecho, calzado con una sandalia, debe de estar apoyado sobre la cabeza de la serpiente, y el izquierdo cubierto por el ropaje, que será una túnica blanca un tanto larga, y un manto grande de color de jacinto, que le cubra todo el cuerpo y envuelta todas las formas.
“En el ropaje, que debe ser sencillo y modesto, no debe tener nada que llame particularmente la atención. La cabeza debe estar cubierta con un velo ligero y transparente, adornada con una aureola y  coronada por doce estrellas.
“Sobre la cabeza debe verse la imagen de Dios Padre, que la crió en estado de gracia y que eleva la mano para bendecirla; y además tres ángeles o nueve colocados alrededor de sus pies o a mayor altura, pero siempre mas bajos que la mano, expresando la admiración y el jubilo.
“Puede rodear su cuerpo una especie de sol en forma de aureola, que le ilumine con sus rayos; la media luna bajo sus pies, que reposarán en la parte cóncava: una corona de doce estrellas, que le ciñan su frente en forma de aureola; la serpiente infernal negra o verde, enroscándose en el mundo en el momento en que la virgen huella su cabeza; la manzana fatal en la boca; los ojos del monstruo expresando rabia espantosa y desesperación. La Virgen colocada en la luz; el mundo y el espacio en las tinieblas, y alrededor de ella, con orden y simetría, los atributos de la Inmaculada Concepción con las inscripciones mas propias para recordar el Misterio.”