Doña Carmen Cabrera de del Hoyo.

DIGITALIZARÁN COLECCIÓN DE MANUEL M. PONCE
diciembre 18, 2012
entregan uniformes
diciembre 18, 2012

Por Bernardo del Hoyo Calzada.

La señora doña Carmen Cabrera de la Campa nació en Jerez de García Salinas por el año de 1890 en la casa marcada hoy con el numero 55 de la calle del Santuario, casi frente donde va a ser el museo Charro, hijo de Don José Sebastián Cabrera Acuña y de doña Ángela de la Campa Dávila. En el año de 1912 se casó con el Licenciado don José Gumersindo del Hoyo Raygosa hijo de don Eugenio del Hoyo Sandoval y doña Francisca Raygosa del Real. Don Eugenio había sido Jefe Político del partido de Jerez, y a el le tocó mandar hacer el nuevo kiosco en el jardín Rafael Páez, mismo que para esta feria se ha restaurado.
La dicha doña Carmen Cabrera para casarse con el Lic. Del Hoyo, recogió las mejores recetas de sus antepasados. Esta costumbre la llevaron varias jerezanas para prepararse para el matrimonio, no era la única. Próximamente publicare otras recetas, de mis tías Maria de Jesús y Maria Guadalupe del Hoyo Raygosa, que al igual que mi abuela, se escribieron manuscritas en una pequeña libreta, yo conservo dos de esas recetas. La de mi abuela la debe de conservar mi primo Eugenio del Hoyo Briones. Esto se hacia por la escasez de libros de cocina, y además era para conservar las recetas de cada familia.
El matrimonio del Lic. Del Hoyo con doña Carmen Cabrera tuvo como 16 hijos, pero solo sobrevivieron 8; el mayor fue el historiador don Eugenio, que nació en Jerez, en 1913, (existe una placa en la casa donde nació, en la calle del Santuario) casado con doña Celia Briones Carlos (de Monte Escobedo); doña Carmen, nacida en Zacatecas, al igual que sus menores hermanos, casada con el Lic. Efraín Moto Salazar, que publicó el libro “Elementos de Derecho”; Luís, casado con doña Guadalupe Sánchez Castellanos, de conocida familia jerezana; don Carlos, casado con doña Celia Calzada Meléndez; Elena, casada con Eduardo Rivas; Gabriel, casado con la jerezana Beatriz Martínez; Ángela (Gela), casada con Emmanuel Montoya; y el Ing. Enrique del Hoyo Cabrera, casado con Marta Gálvez.
En el año de 1972 don Eugenio del Hoyo Cabrera publicó en la ciudad de Monterrey el Libro “La Cocina Jerezana”, el libro fue patrocinado por el “Comité de Damas” de Monterrey, Sra. Alicia Elosua de Salinas. Sra. Graciela Ríos de Fernández Ruiloba. Sra. Guadalupe Farias de Martínez. Sra. Maricu Llaguno de Ortiz. Sra. Virginia Llaguno de García. Secretaria ejecutiva: Srita. Irma Gutiérrez. Además de otras personas.
El tiraje fue de 3,500 ejemplares. La Compilación y  la introducción del libro la hizo don Eugenio, y ente muchas cosas nos dice:
“podrá observar también que es esta una cocina de tierra dentro, en la que los mariscos, cuando acaso figuran, son de “lata” o fiambres, como el bacalao.
Debemos aclarar aquí que el presente libro no constituye una selección de recetas representativas de la región, ni tan siquiera de Jerez; la Explicación es sencilla: Todas las recetas que lo forman figuran tomadas de una libreta manuscrita muy a principios del siglo veinte, en la que una jovencita jerezana – Carmen Cabrera y de la Campa, que por su matrimonio con el Lic. José G. del Hoyo, vino a ser la señora Carmen Cabrera de del Hoyo, madre del que esto escribe – recogió, antes de casarse, las mejores recetas que, por lo tanto, solo reflejan el gusto y las preferencias de una familia en particular”.
En 1988 el Fondo de Cultura Económica hizo una segunda edición, con el titulo “La Cocina Jerezana en tiempos de López Velarde”, que mucho escandalizaron a Paco Ignacio Taibo I y al poblano Rafael Solana. Creo y debo decirlo que de estas recetas que publicó mi abuela, las debió de haber disfrutao el Poeta Ramón López Velarde. Doña Carmen Cabrera era prima en tercer y cuarto grado del poeta, por lo Llamas y por lo Escobedo, además existe una carta del Lic. Don Guadalupe López Velarde a mi tío don León Cabrera Acuña, ya que ellos fueron compañeros en el seminario de Zacatecas, y muy amigos. Y la comida jerezana (de mi abuela) se hacia en casa de mi tatarabuelo don Arcadio Cabrera Escobedo, y en jerez es tradición que los bocadillos salían de una casa a otra con mucha frecuencia. Y parte de esa exquisita cocina nos tocó a los mas de 50 nietos, en los dulces que cada navidad nos hacia mi abuela doña Carmen Cabrera.

Guadalupe, Zac. 7 de abril de 2007