VIUDAS 15 de Noviembre del 2012.

Inicia Miguel Pascual
diciembre 3, 2012
ACTUALMENTE ESTÁ OPERANDO EL CENTRO DE ATENCIÓN INFANTIL COMUNITARIO CAIC “MARGARITA SOLÍS DEL REAL” DEL SISTEMA DIF MUNICIPAL DE HUEJÚCAR
diciembre 3, 2012

DE BOCA EN BOCA Y DE MANO EN MANO

ANALOGÍAS Y PARAMOS DE LUZ
Empezaremos por aquí, por este lugar; los que estén allá, que empiecen por allá, por aquel lugar. Si trabajamos de aquí para allá nosotros; y ellos, trabajan de allá para acá, pasará el tiempo y llegará el día en que Viudas y La Realidad tengan como galardón  el dominio de sus egos y los puedan conjugar mediante el sistema de vasos comunicantes. Digamos pues: si la física y la química se conjugan… ¿cómo es que Viudas y La Realidad permanecen alejados…, Algún estorbo debe haber… una pantalla, un telon, un globo, una membrana, un  algo?
Amigos, signatarios y lectores:
Los moradores de Viudas y los de La Realidad han de llevar como propósito el poder describir un sentir esencial y profundo,  que sea común al  humano padecer; ir en busca de una luz imposible de conseguir si no es mediante la íntima participación en la tragedia. -¿Cuál sería el objeto?- Alcanzar los páramos de luz donde los hombres puedan dar de sí, todo lo que les sobra para ser esencialmente hombres: la vida debe tener sentido en ambas comunas. Teniendo un propósito común, con sentido eminentemente humano; cuál sería la razón para que cada comuna siga haciendo y padeciendo su propia historia.
Viudas y La Realidad tienen que conjugarse; no es conveniente a ambas, el que  una viva a expensas de la otra; en eso estriba la tragedia de ahora; esa vida radicícola, lo que ha conseguido es violencia. La violencia niega de raíz, el sentido de la vida. La violencia como principio,  arranca los sentidos humanos e  imposta los cavernícolas impulsos de la primera y la segunda humanidad; sin que pueda por esos motivos, crearse, la tercera humanidad: la de la idea, la de la razón poética.  Esta expectativa se puede fácilmente cumplir, con el saber de la reconciliación, única forma de paliar los extremismos y salir del campo temerario de la tragedia. 
La razón poética debe ser, por su esencia, todo un saber de reconciliación, de un nuevo y buen  entrañamiento. Este planteamiento formulado de manera sucinta, puede ser objeto de canalladas como esta: – ¡peregrino que sueña! – Los empíricos y pragmáticos  suelen decir esto, con tanta frecuencia, que ensordecen a quienes los escuchan y hacen de su objetividad, su mundo aparte: La Realidad. Viviendo para ellos mismos y solicitando de los demás, el que los demás vivan para ellos como fuerza de trabajo asalariado. 
Hay esbozos de razón poética en la visión explicita y primaria que permite la manifestación de todas las ideas, con demasiada llaneza, adquirida mediante el libre juego de las expectativas. En esta visión, siempre prevalece mucho de arte y de secreto personal, no reducible a generalizaciones.
Los hombres que han tenido de suyo la razón y la poesía han gozado de  la probidad de sus sentidos; y de su conjugación, han podido tener el más común  de los sentidos; es decir, el preponderante sentido de la vida, para su existencia y la nuestra. La poética no es retórica; la poesía es esencialmente el explayamiento  que tiene y hace  la razón.
En el siguiente  trozo de poesía ornitóloga, subyace, la pervertida retorica: “sobre los tableros de la ruina fiel, la saltapared, juega su ajedrez, sin tumbar la reina, sin tumbar al rey… Ave matemática, nivelada es, como una ruleta que baja y que sube feliz, a cordel.”
De la bucólica  poesía, en el ágora  de Viudas, con la vista puesta en la comuna de La Realidad,  los rimadores solfean de esta manera: La cabra que en el monte bala, bala para buscar compañero; así, como bala la cabra, bala el carnero; bala el gamo y bala el ciervo; también grazna el cuervo a la mitad del cielo; el grajo en el campanario y el ganso en el estuario. Como podrán ver,  estimados y honrosos  amigos, signatarios y lectores; todo esto y más, se ve y escucha en el bestiario de  La Realidad. Se canta, gorjea, brama, aúlla,  grazna, relincha y bala por celo…, por miedo y por hambre.
¿Dónde están las tres Almas caritativas…?  ¡Quisiera encontrar una para remedio Sr. Inquilino! 
Las que había en Viudas se marcharon, cambiaron su domicilio, se fueron perdiendo entre la polvareda que levantaron los comuneros de La Realidad;  las alzó y trasladó el remolino de la Revolución poniéndoles esperanzas en cada revuelco. Vinieron en el torbellino unos ciclos, otros más fuertes,  la calma, el apaciguamiento, el sosiego; luego apareció  el reposo que se respira en los sepulcros. Las tres lucidas  almas: Libertad, Igualdad y Fraternidad sosegadas permanecen aquí, abajo de esta  pesada losa sepulcral. Como lo dijo el matarife de la “Bella”. (Haber animal: calladita te vas a ver más bonita). Nuestras doncellas la misma suerte corrieron; tienen sobre si, la pesada losa del olvido.
¡Bueno, bueno! Nada puede durar tanto, no existe pensamiento por ardoroso que sea, que no se apague. 
Bien. La Realidad nos dice eso, nos lo muestra, se repite una y mil veces.
Sr. Inquilino, Las mentiras, siguen siendo mentiras, no obstante se repitan una y mil veces.  La fenomenología tiene lo suyo, refleja lo que el espejo, lo de la superficie; pero no refleja el ser, el pensar y el deber ser. Viudas y La Realidad tienen su espejo: reflejan su superficie solamente. Por muy diáfanas que estén las superficies de sus espejos, no reflejan las entrañas de cada comuna. El espejo no nos dice, por qué los moradores de una y otra comuna se dan el quién vive, y el quién no. El por qué unos deben vivir bien y otros deben vivir mal. ¿Por qué no vivir, entre  ambas, bien?
No se puede vivir bien, donde falta la filosofía del espíritu comunitario. Las marchas a tropel, lo que dan, son quebrantos y duelos hasta parar en ruinas. Esto último es, los que nos reflejan los   espejos de nuestras comunas: la ruina. 
Enredo familiar / Idiosincrasia comunal.
¡El pueblo voto, México gano!
Estamos por cumplir, otra media docena de años; para los panegiristas, viene a ser esto, un momento halagüeño; para tañer el arpa de Orfeo y la flauta de Pan.  “No te vayas mi amor te lo ruego”. No te vayas… deteniendo.
El primer obligado solidario, va ser sin duda: un naciente y originario  millonario de La Realidad,  los miembros subyacentes y soporíferos de los cuerpos comerciales e industriales, los  picudos somormujos de esteros y ríos; los corredores de talegas y vecinos por llegar, arribarán con su   voto laudatorio de confianza y compromiso: -¡nosotros, no nos equivocamos…!- el “pueblo” lo eligió a usted;   ¡nosotros tampoco nos  equivocamos!, sabemos quién se va y sabemos quién llega; permítasenos protocolariamente rendirle nuestros parabienes:  –El chismecillo de López, no tiene pies ni cabeza; sus arrebatos verbales, no tienen sentido político; son el hazmerreír de un bebedor de taberna. Eso es lo que son las  convocatorias del Sr. López: bravuconadas. Con un majadero como él, la razón nunca puede estar de su parte, adjetivando toda replica. La contumacia de López y  seguidores no irá más adelante-. 
Su triunfo Sr, Peña, se lo confirió el sufragio; son los necios quienes  lo niegan; ellos, no saben de instituciones, son estas las que dictaminan los veredictos como éste; son razones colegiadas, las que le han conferido e investido con el poder patricio para vivir los mexicanos una vida de hombres-.
-Eso pensamos y eso sentimos de su triunfo Sr Peña, con la honradez que bien conoce en nosotros; no de ahora, sino desde hace mucho. En sus manos, tan honradas, como las nuestras, le encomendamos un signado de larga paz, para que sea en usted: su laudo y aura  de su gestión-.                          Roberto Sánchez Reyes.