EL TIEMPO (PARTE 1)

A LA MUJER SE LE RELACIONA CON LA INEXPERIENCIA: VERONICA ALAMILLO
octubre 24, 2012
DE BOCA EN BOCA Y DE MANO EN MANO
octubre 24, 2012

La vida que tenemos esta marcada por el tiempo; en la primera etapa de nuestra vida el uso de este tiempo se da de una manera muy natural, hay tiempo para llorar, caminar, jugar. A menor edad, mayor libertad, conforme se va creciendo, el tiempo lo van controlando, lo triste es que, no somos nosotros quienes lo controlamos, son los adultos quienes nos controlan el tiempo: es hora de levantarse, hora de comer, ir a la escuela, hora de dormir y así podemos continuar con una serie de situaciones que se controlan y que van marcando nuestro desarrollo a los largo de nuestras vidas; obviamente que durante este proceso los ajustes en cuanto al manejo del tiempo según las etapas en la que nos encontremos, además que este ajuste esta alineando con nuestras necesidades y preferencias conforme el desarrollo de cada persona.

En la etapa de la adolescencia y la edad adulta, podemos decir que, es cuando mas autonomía se tiene en el “manejo del tiempo” y entonces, hacemos lo que nos venga en gana, por los que nos  volvemos hasta cierto punto, rebeldes y revoltosos, pero con la firme decisión de que somos nosotros mismos los que controlamos nuestro tiempo y si nos topamos con alguien que lo quiera hacer por nosotros mismos no revelamos contra ese intento de control, muchas veces lo logramos otras nos sometemos; pero, un buen día se toma la decisión de unir nuestras vida con otra persona “vivir pareja”  esta decisión implica, uff, independientemente de todos los factores que nos llevaron a esta decisión, una de las situación que poco tomamos en cuenta es que al compartir nuestra vida en pareja, también vamos a compartir el uso de nuestro TIEMPO, entonces aquella autonomía en el manejo del tiempo que veníamos disfrutando en el pasado, se desestabiliza… uff, uff, y recontara uff.

Pero no nos preocupemos, no hay problema que no podamos resolver, decimos que por AMOR somos capaces de todo, con tal de hacerte feliz puedo adaptarme, comprenderte, y cosas por el estilo, todo esto implica una proceso de negociación entre las PERSONAS que integran esta pareja, lo que implica aspectos como hacer propuestas, ceder ante los planteamientos del otro, ajustar y acordar en común acuerdo, (que los dos quedemos completamente satisfechos) es aquí, donde pueden surgir los principales conflictos que afectaran a la pareja en el futuro.

Comenzamos con una visión errónea del AMOR por mi pareja, distorsionamos el entendimiento de PERSONA, y se confunde la situación de la VIDA EN PAREJA. (Este tema lo desarrollaré en el próximo número)

Entonces sucede que, dejamos de percibirnos como persona única y en mucho de los casos nos abandonamos al otro, convirtiéndonos en un maniquí fácil de manejar, perdemos nuestra autonomía, y lastimamos nuestra autoestima, nos convertimos en personas vulnerables; el concepto de amor entra en decadencia, la pareja comienza a sufrir una especie de disfuncionalidad provocando que, sin pensarlo, cada uno comience a luchar por sus propios intereses.

Bien, y para endulzar este asunto llegan los esperados amados y ansiados hijos, a los cuales tengo que dedicarles TIEMPO, lo que implica que este orden que ya le había dado al tiempo sufra una alteración y un nuevo proceso de reacomodo, y bueno, esto de que es hora de darle de comer, de hacer de comer, de bañarle, de levantarse a no sé que horas de la noche para atender al hijo o a los hijos, y conforme van creciendo va aumentando esta demanda de tiempo de los hijos hacia los padres, y que creen, este proceso de ajuste del tiempo no termina fácilmente, si logramos desarrollar una buena comunicación con nuestra pareja, maravilloso, porque de lo contrario… uf, uf, y uf.
Y, entonces ¿dónde queda nuestro TIEMPO? Bueno de esto te contare la próxima edición.

Saludos, bendiciones y hasta la próxima…