LA MUERTE, GRAN MISTERIO DE LA VIDA

TRABAJADORES DE PRESIDENCIA SE RELAJAN ANTES DE IR A CHECAR
octubre 8, 2012
DE BOCA EN BOCA Y DE MANO EN MANO
octubre 8, 2012

La creación del ser humano es uno de los grandes misterios de este grandioso planeta, como se ha señalado llegamos a este mundo con un llanto de incertidumbre y cuando termina nuestro paso por la vida, también lo hacemos entre los gemidos y el llanto de quienes nos asisten en los últimos momentos. La muerte desde los más antiguos pueblos siempre fue algo que los hombres no pudieron descifrar, por ello la consideraban como algo propio de los dioses, que solamente ellos tenían el poder para señalar el término de la existencia de una persona, de este modo erigían a esas deidades sus templos para pedirles que la senda de sus familiares, parientes o amigos no se cortara en la niñez, la juventud si no que fuera hasta que aquella persona hubiera cumplido sus sueños, ideales o metas. La muerte ha sido en la historia de la humanidad una de las más grandes incógnitas que no ha podido descifrar porque no se puede explicar cómo fue montado este colosal proyecto del ser humano, en qué forma llega este maravilloso ente surgido de las entrañas del universo, con características tan peculiares como son pensamiento, lenguaje, habilidades, ideales, sueños, metas y con un cerebro tan perfecto que es inconcebible para estas criaturas de que manera se implantó este grandioso proyecto en este lugar preparado de ex profeso para ello. Además el género humano en su azarosa vereda en su paso por este virtual fenómeno llamado vida, siempre busca trascender o dejar huella a su paso por esta breve existencia con la finalidad de que se le recuerde por sus hechos, acciones o cosas emprendidas durante este diminuto sueño. Así de este modo hay quien no desea llanto en el momento de su deceso porque lo que desea, es lograr el bendito anhelo del amor con la persona que en la existencia no pudo ser posible o hay quienes como última voluntad, piden se rieguen sus cenizas en un lugar determinado para gozar de las maravillosas voces de la naturaleza. Espero que les guste este hermoso poema del libro “Caminos” publicado en 1998.  

CUANDO  MUERA

En el instante postrero
del encuentro con la muerte,
llanto ni dolor yo quiero
o congoja por mi suerte,
de tu alma mejor prefiero
ser el dueño y no perderte.

Cuando muere un ser querido
se aviva nuestro destino,
el ser errante y perdido
de encrucijada en camino
por vanidad aturdido,
al morir valora el sino.

Somos, cual muertos vivientes
presos por gruesas cadenas,
movidos con alicientes
paliativo de las penas,
necesarios ingredientes
para el vigor de las venas.

No quiero, cuando yo muera
ni velorios ni cortejos,
menos me cubra la tierra,
ni me entierren con mis viejos,
pido rieguen por la sierra
mis cenizas a lo lejos.

Para que me arrulle el viento
con sus plañideras voces
que estremece el sentimiento,
y sus ráfagas veloces
al congelar todo aliento,
callen mis penas atroces.

Quede mi alma prisionera
del bosque con sus fragancias;
y con la voz rosiclera
de palomas a distancias,
al llegar la primavera,
del amor surjan las ansias.

Para gozar cada aurora
con su argentado rocío;
lentamente lo evapora
candente rayo de estío,
luego lluvia bienhechora
lacera cauce del río.

Por eso, cuando yo muera,
quiero fundirme en la brisa
y en la bronca torrentera
que al arrasar todo en triza:
sólo queda la quimera     
de ave fénix la ceniza.

Porque vida, es ilusión  
con sus huecas vanaglorias,
donde dinero y pasión
forjan ilusas historias,
que hacen perder la noción
del hombre…con sus memorias.

Jaime García García.