EL MILAGRO DE UNA SEMILLA

Los presidentes de El Salvador y Nicaragua rechazan reunirse con Peña Nieto
septiembre 13, 2012
FERIA REGIONAL HUEJÚCAR 2012
septiembre 16, 2012

De verdad es muy asombroso el planeta azul como se le conoce a la tierra porque tiene en su conjunto, asombrosas maravillas que solamente  un ser grandioso pudo crear para beneplácito de las insignificantes criaturas que lo habitamos, en comparación con la inmensidad del universo que guarda en sus insondables dimensiones, secretos que para la especie humana son inalcanzables, el último de los planetas vivos que se encuentran en ordenados en este singular sistema solar que ubicado en esta peculiar galaxia; es el afortunado donde se produjo el milagro de la vida, un verdadero edén que fue construido por seres de omnímodo poder para que se desarrollaran los tres reinos de la naturaleza, pero lo más increíble, la aparición de un ser que se distinguió de las demás especies por su capacidad para sentir razonar y expresar sus maravillosas emociones con movimientos y lo más excelso la característica del lenguaje; esos de verdad son dones que no se pueden comprar ni con los metales preciosos, es de verdad algo tan especial que a los humanos se les haya dotado de tan innumerables cosas que todo ello tendría como principal objetivo, crear una civilización de entes superiores que lograran un gigantesco avance, que expandieran sus conocimientos y habilidades por todos los confines del universo; sin embargo aunque a esta pintoresca raza se le dieron todos los elementos para que sembrara con amor y empeño, primero en su grandiosa casa y luego en las lejanías del universo porque le otorgaron la semilla de todas las cosas capaces de reproducirse para que no le faltara nada para alimentarse, pero la mala semilla predominó en breve existencia y por lo tanto se dedicó a destruir primeramente su hogar, sembrando la mala simiente entre sus congéneres para hacer de su promisorio porvenir, una senda llena de cardos y espinas en la cual solamente le ha acarreado sufrimientos y desesperanza, por lo que su breve paso por este sueño llamado vida, se ha transformado en una vía de acontecimientos azarosos que menguan el afán por buscar la tranquilidad, en lugar de convertirse en un sembrador que busca siempre que otros cosechen sus frutos, se ha ido modificando el grandioso fin para lo que fue creado porque solamente ha germinado en su interior el terrible gen de las ambiciones que lo ha trastocado en un villano. Disfruten este incisivo poema del libro “Caminos” 1998. Espero los conduzca a la reflexión.

SEMBRANDO

Sembrando, siempre sembrando
por efímero vivir,
para otros vamos sembrando,
que alguien sembró para ti.

Simiente se va arrojando
en fértil surco en la vida,
bueno y malo cosechando
hasta la final partida.

Sembramos con tierno afecto
en nuestra primera infancia,
cuando sólo es un proyecto
de hombre a lejana distancia.

En los titubeantes pasos
vamos abriendo caminos,
sembramos gloria y fracasos,
pilares de los destinos.

Al  empezar a abrevar
en la gran sabiduría,
se siembra en magno solar,
forjas futuro a porfía.

Se siembra en la adolescencia,
al paso de niño en hombre,
y amor nubla la conciencia
haciendo todo en su nombre.

En la juventud vehemente
sembramos los sinsabores;
porque ilusión aliciente
motiva grandes dolores.

Se siembra en la madurez,
por la dicha de los hijos,
esperanza en nueva mies
con grandes ideales fijos.

Sembramos odio y amor
en cotidiano existir;
alegría, también dolor
con lacerante sufrir.

Sembramos dichas y glorias
que siempre son placenteras;
instantes que son memorias
hasta las horas postreras.

Sembramos rencor y envidia
por las flaquezas humanas,
es que traicionera insidia,
alienta ilusiones vanas.

Sembramos siempre mentira,
también torcida maldad,
porque fulgurante de ira
se ahoga triste vanidad.

Sembramos indiferencia
en todos los semejantes,
ya que la clara conciencia,
nos da ególatras desplantes.

Somos semilla latente
que guarda en sus entrañas,
la buena y mala simiente
con afectos y con sañas.

Jaime García García.