Todo con el Tiempo Pasa

Peques 26/08/12
septiembre 2, 2012
Reconocen a personal administrativo por su esfuerzo y dedicación.
septiembre 2, 2012

El tiempo es el mejor bálsamo para curar profundas heridas que han sido causadas por la energía más maravillosa que los arcanos nos regalaron, como dice el refrán por grandes que sean los males, ese sabio viajero siempre se encarga de atenuar los sufrimientos originados por un tropiezo amoroso; pero siempre quedarán las hermosas huellas en la mente de aquellas horas deliciosas disfrutadas en el fuego de la pasión, cuando dos cuerpos se funden en la más grandiosa de las contiendas, en la que no hay vencedor ni vencido, solamente la sublime delicia del disfrute; en donde se sella el compromiso de entregarse sin reservas, las caricias y los besos inolvidables se quedan como un feliz sueño porque como dice el titulo todo se lo lleva el tiempo; ya que una relación es un hilo invisible que en cualquier descuido, puede llegar a provocar el rompimiento y es entonces cuando el llanto es la ventana para desahogar el terrible sufrimiento que ha ocasionado la triste pérdida de aquel gran amor, una mirada, un guiño, una sonrisa o una carta, pueden ser los causantes de que se termine el encantamiento de aquella pareja; sin embargo en algunas veces, la causa a la cual achacamos el que la otra persona ya haya cambiado su interés por mantener esa fidelidad en sus sentimientos, es infundada aunque se quiera aclarar la equivocación, el coraje, la ira los celos, impiden que la senda amorosa se allane; por lo que la persona ofendida se marcha sin aceptar ninguna explicación porque algo muy grande se ha roto en sus entrañas, sin embargo al transcurso de los días, meses, años, aquello se va olvidando y solamente quedan las cicatrices de aquellas experiencias amargas, pero con los desengaños que en muchas ocasiones son falsos, el alma se va resintiendo y esos golpes la van minando paulatinamente; luego después de un lapso considerable, porque entonces sea demasiado tarde, pero ya sin el dolor vivo en la llagas del alma y el corazón, se llega a entender que por un catastrófico error, se dio muerte a un gran amor y por consecuencia los dos enamorados salieron perdiendo. Espero deleiten este hermoso poema del libro “Caminos” publicado en 1998.  

LOS  DOS  PERDIMOS

Todavía viene a mi mente
aquel verano dichoso,
en que el fuego intermitente
al tocar tu piel ardiente,
se trocó en volcán furioso.

Extasiados de placer
nos arrastró la pasión,
mutuamente nuestro ser

selló un eterno querer
en que nunca, habría traición.

Esos días tan memorables
fueron como un feliz sueño,
nuestros cuerpos insaciables,
los besos inolvidables
cuando me sentí tu dueño.

Todo con el tiempo pasa,
lo nuestro también marchó,
hasta la pasión que abrasa,
sin calor queda la brasa,
poco a poco se apagó.

Fue por un mal entendido
que provocó el rompimiento,
a la par hemos sufrido
tanto llanto fue vertido
por causa del sufrimiento.

Aquella carta el motivo
que causó tan grande pena,
siendo el dolor tan lesivo
en el cual quedó cautivo:
mi corazón, mi alma buena.

El sobre decía mi nombre
con otro destinatario,
aunque todo esto te asombre
al tacharme de poco hombre,
iniciaste así el calvario.

Al sentirte ya ofendida
no aceptaste explicaciones,
tu  inesperada partida
fue la cruz de nuestra vida, 
y fin de las ilusiones.

Con el paso de los años
aquello se fue olvidando,
cicatrizaron los daños,
por los falsos desengaños
el alma se fue minando.

Hoy ya sin ningún dolor,
aunque tarde comprendimos,
por un lamentable erro                                                                                      
matamos un gran amor
y al final, los dos perdimos.

Jaime García García.