RECUPERAR EL EQUILIBRIO URGENTE, NECESARIO, OBLIGATORIO.

EN E PUNTO DE PARTIDA ESTA E TRIUNFO
agosto 29, 2012
ESTAMOS CRIANDO VAGOS…
agosto 29, 2012

El diario acontecer de nuestras vidas, la eterna crisis económica, política, y social, que han afectado nuestro desempeño personal, profesional y familiar, que se ha tenido que incursionar en nuevas estrategias para SOBREVIVIR en estos tiempos, cambiar hábitos y formas de relacionarnos, entonces, ante todo esto, ¿Te sientes cansado y estresado? ¿La lista de tareas personales y profesionales pendientes de realizar parece interminable? ¿Por mucho que te esfuerces nunca te sientes al día? ¿No descansas bien porque te cuesta desconectar? Si es tu caso, no eres el único, aunque saber esto no sirva de consuelo, hay muchas personas pasando por una situación similar, pero también hay muchos que están poniéndose en acción para ajustarse a estas situaciones.
En este continuo buscar, y documentarme para ofrecerte lo mejor de mí, te comparto este artículo de Isabel Sales (Coach Personal y Formador) el cual considero que te ayudara de manera significativa a reencontrarte contigo mismo equilibrarte y puedas mantenerte en una mejor calidad de vida, principalmente en los aspectos emocionales.
1. Identifica tus “auténticas” prioridades, las de verdad.
¿Qué es lo más importante en tu vida en estos momentos? No solamente a nivel profesional, sino también y sobre todo a nivel personal. Ten el coraje de abandonar o delegar todo lo que no te acerque a tus metas actuales.
2. Planifica la semana por adelantado.
El equilibrio se decide y se planifica. Tómate 15-20 minutos al final de la semana o mejor aún al inicio de la misma para planificar los tiempos y las acciones necesarias a realizar para lograr cada objetivo. Antes de comenzar la semana, entre un 40% y 50% de tu tiempo tendría que estar ya planificado y marcado en tu agenda.  ¿Qué no tienes agenda? Mmmm… Sin comentarios 😉
Ah! mi consejo es que inicies la semana como los anglosajones: en domingo !Prúebalo! A mí me funciona muy bien.
3. Aprende a decir no.
Como buenos mamíferos llevamos en nuestra carga genética el deseo de agradar y de ser queridos por ello; pero, ese no es el camino para tomar la dirección de nuestras vidas. Deja de ser excesivamente amable y bonachón, si es a costa de tus propias prioridades. Recuerda que mientras estás trabajando sobre las prioridades de otro, abandonas las tuyas, y quien sufrirá por ello serás tú.
4. Cuida tu cuerpo
Come sano, bebe mucha agua, respira adecuadamente y haz ejercicio al menos tres veces por semana. Si no te motiva hacer ejercicio, busca un amigo que quiera entrenarse contigo, o un entrenador personal si te lo puedes permitir.
5. Cuida tu mente y tu espíritu
Que la lectura diaria sea tu hábito principal. Si siempre haces lo mismo o lo haces de la misma manera, obtendrás siempre los mismos resultados. Si quieres resultados distintos en tu vida, tienes que aprender cosas nuevas. Leer es como la gimnasia mental y espiritual. Aprende a meditar  y dedica unos minutos cada día; hazlo de forma sencilla y unida a una correcta respiración.
6. Descansa regularmente: toma vacaciones a menudo, aunque sean breves.
Es mucho mejor espaciar los tiempos de descanso y hacer por ejemplo una semana cada tres meses que tres semanas una vez al año. Y si no es posible, aprovecha los fines de semana, los puentes para descansar, hacer algo distinto, desconectar y recargar tus baterías. Volverás con más motivación, mayor creatividad y más ilusión.
Ah! Estas vacaciones o minivacaciones también se tienen que planificar en la agenda (¿porque a estas alturas del artículo, ya te has propuesto en firme tener una agenda, verdad? ;-))
7. Escribe un diario personal.
Cuando tuve el placer de compartir una comida con Adam J. Jackson, autor del libro: “Los diez secretos de la abundante felicidad” le pregunté: “Si tuvieras que darme un sólo consejo, ¿qué me dirías?” “Lleva un diario” -fue su respuesta.
Tómate unos 30 minutos a la semana (o bien unos minutos al día) y escribe en tu diario personal tus emociones, tus alegrías y tus penas. No necesitas escribirlo todo, utiliza el diario como una herramienta poderosa para reflexionar sobre tu vida, tus valores, tus proyectos y tus relaciones. Te ayudará a focalizarte en tus objetivos y a dar las gracias por lo que tienes, disfrutando así mucho más del presente.
¡Feliz semana!
Nuevamente nos encontraremos en el próximo numero.